Con una remontada épica, Central venció a Godoy Cruz y avanzó a las semifinales de la Copa Argentina

Con una remontada épica, Central venció a Godoy Cruz y avanzó a las semifinales de la Copa Argentina

El “Tomba” ganaba con goles del “Morro” García y Angileri; pero Camacho, “Pachi” Carrizo y Zampedri le dieron el triunfo 3-2 al Canalla. El arquero Burián le contuvo un penal a Marco Ruben. Atlético Tucumán o Vélez será el rival en semifinales.

Central no baja los brazos. No cede ante Godoy Cruz.Tras un primer tiempo para el olvido que incluyó expulsión gol encontra tempranero, penal errado y otro gol en su arco, el equipo del uruguayo Montero se aferra a la ilusión de dar vuelta un partido que se le presentó totalmente adverso. Descontó en el arranque del complemento y va por la heroica.

La primera jugada del partido condicionó al equipo del uruguayo Paolo Montero. El zaguero Fernando Tobio le cometió una infracción desde atrás al delantero Santiago Garcia cuando entraba al área, y vio la roja directa.

De entrada, el canalla debió afrontar uno de los peores escenario imaginables. Pero hubo lugar para más. A los 6′ el Tomba se puso en ventaja. El atacante García se encontró con la pelota en el borde del área tras un error individual y sacó un derechazo rasante que dejó sin opciones al arquero Diego Rodríguez.

A partir de ese momento el tenor de partido fue el esperado. Godoy Cruz manejó la pelota y los tiempos del partido, mientras que Central apostó a mantenerse firme en el fondo y a intentar agarrar mal parado a su rival de turno.

El equipo de Montero estaba contra la cuerdas. Pero no aflojaba. Apostaba a un golpe de nocaut que le permita cambiar la historia. Y tuvo la chance de dar el golpe de suerte a los 38′ en el botín del delantero Marco Ruben, quien se paró adelante de la pelota luego de que el árbitro Ariel Penel marcó penal para el canalla tras un agarrón al atacante Germán Herrera.

Ruben definió rasante y bien esquinado, pero el arquero Burián adivinó sus intenciones.

Para colmo de males, Godoy Cruz volvió a pegar. El mediocampista Angileri conectó un córner de cabeza en el corazón el área y estableció el 2 a 0.
Lejos estuvo el Tomba de conformarse con la ventaja. Todo lo contrario. Metió a Central contra su arco y llegó con peligro. Y si no se puso en ventaja fue gracias a un dar de salvadas del Ruso Rodríguez.

Así terminó el primer tiempo. Con un Central ampliamente superado.

En el complemento el tenor del partido fue el esperado. Montero movió el banco de suplentes apostando a dar vuelta el partido. Pero estaba claro que era matar o morir. Y había muchas más chances de que prime la segunda opción.

Pero a los 15′ la moneda cayó para el lado del canalla. Camacho se encontró con la pelota en el borde del área, remató cruzado y descontó. Entonces, se encendió la ilusión auriazul.

A partir de ese momento Central comenzó a mostrar señales más positivas. A fuerza de temperamento y algunas pinceladas de juego arrinconó a su rival.

Y a los 27′ el destino le hizo una suerte de guiño. El mediocampista Pol Fernández fue a disputar la pelota con los pies para adelante y vio la roja directa.

El escenario era otro totalmente distinto en un abrir y cerrar de ojos Central dejó el papel de partenaire para convertirse en protagonista. Y el que interpretó el rol de héroe fue el Pachi Carrizo, quien tras una gran habilitación de Camacho estableció el empate picando de la pelota de una manera excepcional.

Central aprovechó en envión y fue por el triunfo. Y tuvo dos chances clarísimas de ponerse en ventaja. Pero en ambas oportunidades el travesaño le dijo no. Primero a Carrizo y después a Mauricio Martínez, quienes estallaron la pelota en el horizontal tras sendos remates desde el borde del área.

El equipo de Montero tuvo una más, y no la desaprovechó. A los 42′ el delantero Zampedri conectó un tiro libre de cabeza en el segundo palo, puso en ventaja a su equipo e hizo estalla la locura canalla.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE