Operan por primera vez un tumor maligno con lentes de realidad mixta

Operan por primera vez un tumor maligno con lentes de realidad mixta

El dispositivo permitió manejar paneles interactivos que ayudaron a mejorar la cirugía.

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en el centro de Madrid, marcó un hito en la medicina moderna. El pasado 6 de abril, un paciente se sometió a una operación para eliminar un liposarcoma de glúteo, un tumor maligno muscular que le habían detectado meses atrás. Lo paradigmático del caso fue que los médicos encararon la cirugía mediante un dispositivo de realidad aumentada: los HoloLens de Microsoft.

 

La compañía emergente Exovite, con sede en Aragón, España, fue quien decidió ofrecerle a los médicos la posibilidad de aplicar la realidad aumenada, la tecnología que combina realidad virtual con realidad aumentada, en este tipo de intervención quirúrgica.

Este proyecto derivó en el desarrollo de una aplicación denominada HoloSurg. Gracias a esta innovación se pudo implementar un conjunto de paneles interactivos, que permiten a los cirujanos acceder, consultar y manipular toda la información clínica del paciente en tiempo real.

Para no dejar nada librado al azar, la iniciativa realizada en el hospital madrileño incluyó datos relacionados con radiografías, resonancias magnéticas y TAC del paciente, además de otro tipo de información como un atlas quirúrgico, accesibles desde las propias HoloLens.

Para qué sirvieron los HoloLens

El uso de la realidad mixta partió inicialmente de la reconstrucción en 3D de una imagen de un tumor maligno, según explicó al sitio Hipertextual el cirujaron Rubén Pérez Mañanes. El facultativo madrileño comentó que pretendían buscar “una vía traslacional para que esta tecnología entrase en quirófano”, no a través de casos simulados, sino mediante una operación real.

 

Tras el diseño de HoloSurg realizado por Exovite, los médicos pudieron probar la aplicación en el hospital con éxito. Las HoloLens se caracterizan por hacer un reconocimiento -también conocido como mapeo- del quirófano para que se puedan situar las proyecciones en cualquier punto del espacio, incluso sobre la propia camilla y el cuerpo del paciente.

El Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en el centro de Madrid, marcó un hito en la medicina moderna. El pasado 6 de abril, un paciente se sometió a una operación para eliminar un liposarcoma de glúteo, un tumor maligno muscular que le habían detectado meses atrás. Lo paradigmático del caso fue que los médicos encararon la cirugía mediante un dispositivo de realidad aumentada: los HoloLens de Microsoft.

 

La compañía emergente Exovite, con sede en Aragón, España, fue quien decidió ofrecerle a los médicos la posibilidad de aplicar la realidad aumenada, la tecnología que combina realidad virtual con realidad aumentada, en este tipo de intervención quirúrgica.

Este proyecto derivó en el desarrollo de una aplicación denominada HoloSurg. Gracias a esta innovación se pudo implementar un conjunto de paneles interactivos, que permiten a los cirujanos acceder, consultar y manipular toda la información clínica del paciente en tiempo real.

Para no dejar nada librado al azar, la iniciativa realizada en el hospital madrileño incluyó datos relacionados con radiografías, resonancias magnéticas y TAC del paciente, además de otro tipo de información como un atlas quirúrgico, accesibles desde las propias HoloLens.

Para qué sirvieron los HoloLens

El uso de la realidad mixta partió inicialmente de la reconstrucción en 3D de una imagen de un tumor maligno, según explicó al sitio Hipertextual el cirujaron Rubén Pérez Mañanes. El facultativo madrileño comentó que pretendían buscar “una vía traslacional para que esta tecnología entrase en quirófano”, no a través de casos simulados, sino mediante una operación real.

Tras el diseño de HoloSurg realizado por Exovite, los médicos pudieron probar la aplicación en el hospital con éxito. Las HoloLens se caracterizan por hacer un reconocimiento -también conocido como mapeo- del quirófano para que se puedan situar las proyecciones en cualquier punto del espacio, incluso sobre la propia camilla y el cuerpo del paciente.

Según explicó Pérez Mañanes, la principal limitación de las HoloLens es que no se trata de lentes adaptados para situaciones quirúrgicas. “Son cómodas para usarlas en quirófano, pero no son un dispositivo médico real”, sostiene.

El caso del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha sido testigo de la precisión y la efectividad de los lentes especiales de Microsoft. El próximo paso tecnológico en este campo de la medicina debiera estar enfocado en avanzar hacia sistemas miniaturizados e incluso con una mayor duración de la batería.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE