Pantanal paraguayo busca convertirse en Patrimonio Natural de la Humanidad ante la UNESCO

El Gran Pantanal Sudamericano es el humedal más grande del mundo, considerado el ecosistema más rico en biodiversidad de flora y fauna del planeta. Una extensa área de este ecosistema se comparte entre Bolivia y Brasil, con el territorio paraguayo y podría convertirse en el primer Patrimonio Natural del país ante la Unesco. Un minucioso trabajo multisectorial está en marcha para hacerlo realidad, entre la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) y la organización Guyra Paraguay.

Aunque estos datos, sobre su importancia ambiental, sean desconocidos para un gran porcentaje de la población de la región, una parte relevante del humedal pertenece a la República de Paraguay. En un informe especial del diario ABC Color, señalaron que se realizó recientemente un primer taller técnico en el marco del proyecto “Desarrollo de un Plan de Gestión Sostenible y Participativa para el Pantanal”, cuyo objetivo es lograr alcanzar los requisitos para que sea declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). El proyecto lo llevan a cabo la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) y la organización Guyra Paraguay, que trabaja desde hace dos décadas en la región.

El experto alemán Tilman Jaeger, consultor de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) de UNESCO, estuvo recientemente en el vecino país para visitar la zona y avanzar así con el plan. Señaló que, con el compromiso de todos los sectores, el Pantanal paraguayo puede reunir las condiciones de conservación requeridas para obtener el título de patrimonio natural de la humanidad.

Jaeger hizo especial referencia al trabajo conjunto, ya que gran parte del territorio es propiedad privada, perteneciente en su gran mayoría a empresarios ganaderos que no pueden quedar ajenos a esta intención que afecta de manera directa a sus actividades.

“Sin embargo, la declaración de patrimonio sería una de las pocas alternativas con las que se cuenta para luchar por la conservación del territorio”, según indicó Tatiana Galluppi, de Guyra Paraguay. La experta explicó que esto servirá para dar realce a la ecorregión y, a la par, brindar mayor representatividad. “Por otro lado, servirá como impulsor del turismo en la zona, y atraerá a visitantes de todo el país y el mundo; actividad que, a su vez, servirá a las poblaciones vecinas como motor económico”, explicó.

 

Fotografías: Mónica Bareiro

 

Actualmente, las poblaciones más cercanas al área que se busca proteger se dedican a la ganadería y pesca; esta última, especialmente en las comunidades de indígenas chamacocos asentadas a la vera del río Paraguay desde hace cientos de años. Lo que se aguarda en este momento para seguir con las gestiones es la obtención de un documento técnico para el cual trabajan arduamente, los profesionales especializados.

El Pantanal paraguayo, en su totalidad, abarca parte del departamento de Alto Paraguay, desde Fuerte Olimpo hasta la frontera seca con Bolivia —país que posee otro porcentaje del territorio— y Brasil, que es el que mayor extensión posee (80 %). Pero la declaración solo puede darse a un área núcleo o zona de influencia, por lo que los trabajos están enfocados en la zona de Bahía Negra y la cuenca de la triple frontera, en la que convergen además los ríos Negro y Paraguay.

De obtener resultados favorables, este sería el primer patrimonio natural del Paraguay y lo colocaría ante los ojos del mundo. En ese sentido, la ministra de Turismo, Marcela Bacigalupo, quien encabeza el Comité Paraguayo de Patrimonio Mundial Natural y Cultural, ratificó el compromiso del Gobierno de encarar todas las acciones necesarias para lograr la declaración.

En Bolivia y Brasil, varios puntos del Pantanal ya gozan de la declaración de parques nacionales, algo que —combinado con el buen control de seguridad que realizan— garantiza el resguardo de su riqueza. En Brasil, el área protegida es de 1878 km², mientras que en Bolivia es de 31.898 km².

 

Un auténtico tesoro

La superficie aproximada de este territorio oscila entre 175.000 y 220.000 km², que en su mayoría queda bajo agua en la temporada de creciente; es decir, indefectiblemente, una vez al año. Este constante cambio que debe afrontar el territorio para regenerarse y adaptarse sería una de las razones por las cuales se desarrolla tanta diversidad en cuanto a flora y fauna.

El Pantanal alberga más de 650 especies de aves y mamíferos, como el jaguareté (panthera onca), nutrias, pecaríes, entre otros. Pero también es cuna de más de 3500 especies de vegetales identificadas y tiene la mayor diversidad de flora acuática concentrada en lugar alguno del planeta.

Basta un paseo por la zona para apreciar la diversidad de aves, yacarés y otros animales que, especialmente cuando las aguas comienzan a bajar, se mantienen en las orillas para alimentarse con la enorme cantidad de peces.

 

PE

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE