Sporting le ganó a Crucero en Santa Inés y se consagró campeón de la Liga Posadeña por primera vez en su historia

Sporting le ganó a Crucero en Santa Inés y se consagró campeón de la Liga Posadeña por primera vez en su historia

En un vibrante partido, el elenco pipoceño logró imponerse de visitante con un solitario gol de Martín García que puso el global 3 a 1 y le permitió a la visita dar la vuelta ante un gran marco de gente que acompañó hasta Santa Inés. Reviví el histórico tanto.

La lluvia que se pronosticaba para la tarde de hoy asomaba como una amenaza que podía poner en jaque (de nuevo) el desarrollo del partido de vuelta de la final del Apertura 2017 de la Liga Posadeña, aunque terminó siendo el condimento que le dio tintes épicos a un emocionante encuentro en el que Sporting logró imponerse 1 a 0 sobre Crucero en Santa Inés para gritar campeón por primera vez en su larga historia.

Ya desde el arranque del duelo ambos rivales no se guardaron nada y salieron a romper el cero, aunque lógicamente el Colectivero era al que más le urgía anotar para intentar revertir el 2 a 1 de la ida. Y contó con varias chances, pero se encontró una y otra vez con la muralla que propuso el arquero visitante, Walter Cuenca, que se fue agigantando hasta covertirse en una de las figuras del partido.

No fue similar el caso de la defensa local, que mostró algunas flaquezas por la corta edad y falta de kilometraje del plantel, lo que tentó a los pipoceños a animarse a animarse un poco más.

Y la recompensa no tardó en llegar: a los 31′, la pelota quedó boyando en el área tras un córner que nadie terminó de despejar, por lo que Martín García no dudó y la mandó adentro del arco defendido por el capitán Bachke.

La visita, que a priori veía su negocio en aguantar el resultado de la ida, se fue entonces 1 a 0 arriba al descanso.

En el complemento, el joven plantel local dirigido por Sergio Recalde puso quinta y lo buscó un poco más, pero nada pudo hacer para quebrantar la experiencia de la zaga defensiva de Sporting y la brillante tarde que tuvo Cuenca.

Así las cosas, el humilde equipo pipoceño, el que entró por la ventana y no estaba en los cálculos de nadie, sumó la primer estrella de su historia de la mano de un plantel que quedará para siempre en las retinas de los hinchas que viajaron hasta Santa Inés en gran número, y grandes valores como el inoxidable capitán Richard Núñez. Ahora, a festejar y ponerse a pensar en el Clausura.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE