Cuidando el corazón: el equipo cardiológico del instituto Simes ofrece servicios integrales para todas las necesidades

Cuidando el corazón: el equipo cardiológico del instituto Simes ofrece servicios integrales para todas las necesidades

El moderno centro médico que comenzó a funcionar este año en Posadas posee diversos programas de prevención de enfermedades cardiovasculares, así como de tratamiento de la hipertensión y el tabaquismo, a cargo de un equipo de profesionales especializados en cada área.

Los problemas cardiológicos pasaron a ser reconocidos cada vez con más frecuencia como los desencadenantes de graves enfermedades y, afortunadamente, la capital misionera dispone de un servicio a la altura de situaciones que requieren una atención integral: el equipo cardiológico del instituto Simes ofrece diversos programas para cada particularidad, que no sólo se limita a la prevención a través de chequeos, sino también al tratamiento del tabaquismo y la hipertensión arterial.

“El servicio de cardiología empezó con la unión de tres colegas y el objetivo de prevenir problemas cardiovasculares y el seguimiento de pacientes crónicos, junto a la posibilidad que nos da la institución de hacer internación”, relató el Dr. Esteban Maidana Proch, jefe del servicio.

El equipo cuenta con varios servicios cardiovasculares “desde no invasivos, clínicos e intervencionistas” y brinda la posibilidad de realizarse una completa gama de estudios: ecocardiograma doppler, ecodoppler periférico, estudios de presurometría, el holter de 24 horas y la ergometría computarizada.

Asimismo, ofrece cuatro programas bien distinguidos entre sí según la necesidad del paciente: chequeos de prevención de salud anual, chequeos específicos para deportistas, un programa de hipertensión arterial y otro de cesación del tabaquismo.

“El programa de prevención anual está destinado a toda la población, para brindarle una herramienta y un seguimiento. La idea es tratar de consensuar el tratamiento de enfermedades y llegar a un diagnóstico temprano”, explicó Maidana Proch.

El plan consta de tres módulos según el rango etáreo al que pertenezca el paciente: “Los que tienen menos de veinte años entran en un paquete en el que se le hace un estudio de laboratorio completo, radiografía, consulta cardiológica -que incluye electrocardiograma, ergometría y un ecocardiograma”, mientras que para los pacientes de entre 50 y 65 entran en el segundo módulo, en el que se agregan aún más estudios, al igual que en el tercero.

En palabras del jefe de Cardiología del Simes, la importancia de realizar el chequeo preventivo anual radica en que “la mortalidad cardiovascular es la principal causa de mortalidad a nivel global”, mientras que en Argentina las muertes por causas cardiovasculares ascienden a un 30%.

Por otro lado, Maidana Poch resaltó la importancia de combatir “los factores de riesgo”, como ser la obesidad, la diabetes, el sedentarismo, el tabaquismo y la hipertensión.

Sobre esa última enfermedad, precisamente, existe un programa que se encarga íntegramente de tratarla: “Es muy prevalente y es un principal factor de riesgo cardiovascular”, por lo que resulta necesario “ayudar a las personas a tener la presión controlada y tratar cualquier enfermedad producto de esta condición”, explicó el Dr. Pablo Gastón Irusta, encargado del tema dentro del equipo.

Asimismo, resulta importante “ir a buscar el diagnóstico”, ya que “es una enfermedad que no tiene ningún tipo de síntoma”: “Quizá cuando ya tiene síntomas es algo mucho más evidente y puede llevar a problemas a nivel cerebral, como un accidente cerebrovascular, infartos o daños en arterias”.

Como se mencionó anteriormente, otro de los principales factores de riesgo es el cigarrillo, por lo que el Simes también cuenta con un programa de cesación tabáquica: “Está diseñado para que las personas que así lo quieran puedan dejar de fumar. Son tres meses de tratamiento, se establece una determinada periodicidad de consultas y un día específico para dejar de fumar y con eso lograr que la persona tenga muchas más chances de abandonar esta adicción”, precisó Irusta.

“Cada consulta tiene su forma particular de iniciarse” y, de ser necesario, “se cuenta con tratamientos farmacológicos”, aunque la idea principalmente es “ayudar a la persona a identificar cuáles son las causas que le generan continuar con esta adicción”.

Otra de las facilidades con las que cuenta el servicio cardiológico del Simes es el chequeo preventivo especialmente diseñado para deportistas.

“El objetivo es tratar de evitar que pase algo importante que conmocione a la sociedad, como la muerte súbita. Es algo infrecuente dentro de las patologías cardiovasculares, sobre todo pensando en deportistas, pero hay muchos pacientes que tienen enfermedades cardiovasculares genéticas o asociadas a algún factor de riesgo que los predisponga a tenerlas”, comentó el Dr. Enzo Moreschi, la tercera pata del equipo.

Lo positivo del programa es que, a través de estudios no invasivos, se pueden diagnosticar hasta “un 90% de todas estas patologías”.

“Se recomienda que pacientes que realizan deportes de alta intensidad -con moderados esfuerzos incluso- se realicen un chequeo por lo menos anualmente buscando algún indicio de alguna patología cardíaca que pueda desencadenar una muerte súbita: arritmias, enfermedades coronarias o alteraciones propias de la estructura del corazón”, finalizó el especialisita.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE