Destacan al misionero Esteban Rolón como la figura del ascenso de Argentinos Juniors

Destacan al misionero Esteban Rolón como la figura del ascenso de Argentinos Juniors

En un columna publicada por el diario La Nación resaltan al posadeño como “el símbolo de la escuela del número 5”. El mediocampista fue clave en la medular del equipo del “Gringo” Heinze.

En un equipo sin grandes individualidades, el recién ascendido Argentinos Juniors destacó por su trabajo silencioso y el orden en su mediocampo, que tuvo como pilar fundamental al posadeño Esteban Rolón, de tan sólo 22 años.

El 5 fue titular en 39 partidos de la gran campaña comandada por el “Gringo” Heinze, que encontró su lugar en el mundo tras un frustrado debut como DT en Godoy Cruz.

A la catarata de elogios para el mediocampista misionero, se sumó una nota de opinión de Ariel Ruya titulada “Rolón es el símbolo de la escuela del número 5”, publicada por el diario La Nación:

“Esteban Rolón es la figura de Argentinos, el mejor equipo de la Primera B Nacional, futuro campeón y ascendido a Primera División. Sin embargo, no es lo más importante: el ‘Jefecito’ es el símbolo de la escuela de la Paternal. Elegante, versátil, prepotente, solidario: un número 5 al estilo Esteban Cambiasso. Una mezcla perfecta entre Fernando Redondo y Sergio Batista. Semillero del mundo, querible por casi todos, cuna de Diego Maradona, Román Riquelme y Claudio Borghi -entre tantos otros fuera de serie-, Argentinos representa como pocos el concepto del arte del juego, de la esencia de una idea conmovedora; la de jugar a la pelota. En esa sintonía, Rolón es la continuidad de un estilo: todo empieza con el número 5.

Pretendido por Independiente y Gremio, el club va a blindarlo, convencido de que su panorama, lucidez y categoría, en Primera, valdrá algunos millones más. Tiene 22 años, es maduro, suerte de capitán sin cinta, la voz de Gabriel Heinze desde el pulmón, desde el círculo central. Donde se decide todo, está Rolón. Como intruso solidario entre los zagueros, como cómplice en las aventuras del ataque. Estilista con el pase al vacío, descamisado en el quite más urgente.

‘En todos los partidos intentamos imponer nuestra idea, yendo al frente, proponiendo. A veces salió bien y a veces no, pero nunca dejamos de buscar y creo que ahí se encuentra una explicación de este regreso de Argentinos a la A’, analiza Rolón, que interpreta el mensaje de la historia. La de nuestro fútbol, la del fútbol de Argentinos. El 5, el verdadero dueño del balón. Como el Príncipe, como el Cuchu, como el Checho. Y como tantos otros, que extendieron la dinastía, que empapela el Templo del Fútbol. Ledesma, Biglia, Herrón, Markic…, cada uno con su sello.

Argentinos vuelve a casa. Y vuelve con la mística del N°5, el que corre, piensa y juega”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE