Bajar muchos kilos en poco tiempo: ¿Los productos “milagro” son eficaces?

Bajar muchos kilos en poco tiempo: ¿Los productos “milagro” son eficaces?

Adelgazar en dos días, perder la grasa abdominal de repente o encontrar la fórmula de la juventud eterna son promesas sospechosas, pero, aun así, muchas personas se atreven a hacerlas.Los llamados productos milagro que encontramos en revistas, farmacias o negocios naturistas, prometen dichas características entre sus propiedades; son productos que prometen unos resultados imposibles, debido a que no tienen la composición necesaria para conseguirlos. O que, en el caso de contener alguna sustancia con propiedades reconocidas, no han sido registrados como corresponde, o las incluyen sin declarar.

Son diversos los productos que podríamos incluir dentro de este grupo. A través muchos medios de comunicación se anuncia la existencia de productos o tratamientos de diferentes clases y presentaciones (pastillas, cremas o batidos diversos) que pretenden curar o aliviar los problemas de salud sin resultados probados. Pero no son medicamentos. Si lo fueran, tendrían que acreditar legalmente sus pretendidos efectos curativos, y la legislación impone para ello un control muy riguroso. Pero no lo hacen porque no lo son.

El deseo de bajar de peso y lograr un cuerpo con forma y tamaño idealizado por cada uno como más lindo o atractivo, lleva a muchas personas a “probar” estos productos que prometen resultados magníficos, con poco o nada de esfuerzo (dietas o actividad física) y en tiempos cortos, lo cual es muy tentador, pero, debemos pensar siempre en primer lugar en la salud, y que el bajar de peso, implica, si o si, un cambio de hábitos alimentarios, porque, si bien, hay productos que nos hacen perder kilos en semanas, después aparece el tan temido “efecto rebote”, que sucede justamente porque el cuerpo no resiste un cambio tan brusco y, después de periodos de restricción, necesita reponer las perdidas, produciéndose así, un aumento de peso, incluso mayor al del inicio del tratamiento, sin mencionar los efectos adversos en el organismo que los mismos producen, como daños en el hígado, intestino, estomago, en el sistema hormonal, nervioso, deshidratación, anemias, deficiencias nutricionales varias, entre otros.

La recomendación es, siempre consultar con un profesional de la salud (medico, nutricionista, endocrinólogo, etc.) acerca de ciertos productos y, con más razón, cuando queremos bajar de peso manteniendo o mejorando la salud. Son ellos los capacitados para enseñarnos a lograr objetivos concretos y posibles según nuestras necesidades y posibilidades individuales. Cada persona es diferente en todos los sentidos, por lo tanto, jamás, algo que le “hizo bien” o resultó positivo en uno, va a ser lo mismo en otras personas, incluso pudiendo ser lo contrario.

Por la licenciada Romina Krauss – M.P. N° 147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE