Nutrición: Tres reemplazos erróneos que hacemos al querer comer “más sano”

Nutrición: Tres reemplazos erróneos que hacemos al querer comer “más sano”

El deseo de alimentarnos de manera más saludable ha tomado relevancia en los últimos tiempos, por lo cual intentamos elegir mejor los alimentos a la hora de las compras y el consumo, pero, muchas veces, cometemos errores debido a los tantos mitos existentes en relación a la comida, o bien, simplemente por desconocimiento en el campo de la nutrición.

Es por ello que hoy les quiero informar sobre tres reemplazos clásicos que solemos realizar con el objetivo de dejar de consumir ciertos alimentos considerados malos para la salud, eligiendo otros, supuestamente mejores, para reemplazarlos:

Reemplazar la manteca por la margarina: la idea de que la margarina es más saludable que la manteca por ser un alimento de origen vegetal es totalmente errónea. La margarina es un producto de la hidrogenación de aceites vegetales, es decir, se convierte un aceite en grasa solida a través de un cambio en su estructura química y física, lo cual lo convierte en una grasatrans”. Los efectos de las grasas trans son conocidos y temidos actualmente, debido a que favorecen el aumento de colesterol en sangre, provocando riesgos de enfermedades cardiovasculares y aumento de grasa corporal, favoreciendo el sobrepeso y obesidad.

Reemplazar el azúcar blanco por miel o azúcar “negra”: muchas veces escuchamos a personas expresar que han dejado de consumir azúcar blanca para reemplazarla por azúcar negra o miel para endulzar sus preparaciones. Si hablamos de calorías, son exactamente lo mismo, cualquier tipo de azúcar aporta la misma cantidad de calorías, y la miel tiene un aporte muy similar. La única diferencia que si hay, es la menor cantidad de aditivos artificiales y mejoradores en el azúcar moreno o la miel, más aún si esta última es natural. Pero, cabe destacar que, en cuanto al efecto de los mismos en el cuerpo, es decir, por ejemplo, la elevación de la glucemia, predisposición al aumento de triglicéridos, o aumento de peso por exceso de calorías es totalmente el mismo que el azúcar blanco.

Reemplazar el pan por galletitas: es, sin dudas, uno de los reemplazos más comunes de la población en general, sobre todo cuando desean cuidar las calorías para bajar de peso. La realidad es que el pan tiene menos contenido de grasas que las galletitas, lo cual lo convierte en un alimento un tanto más saludable, más aun, teniendo en cuenta que para la elaboración de las galletitas convencionales se utilizan margarina, manteca o grasa vacuna. En este sentido, no quiero “demonizar” en absoluto a las galletitas, solamente aclarar que no son más saludables que el pan, sino que, en general, tienen más calorías y grasas. La calidad de los nutrientes de ambos puede mejorar si tienen agregado de harinas integrales, salvado, semillas, etc. No obstante, no quiere decir que tengan menos calorías, sino que contengan nutrientes de mejor calidad.

Con estas aclaraciones quiero sumar conocimientos generales sobre alimentación saludable e inteligente. Una buena nutrición implica variedad y equilibrio en cuanto a alimentos y nutrientes, lo cual significa que no debemos eliminar algunos de ellos, sino saber elegir en base a sus aportes nutricionales y nuestras necesidades y particularidades individuales, como actividades diarias, gustos, preferencias, y la presencia de alguna enfermedad o no.

Por la licenciada Romina Krauss – M.P. N° 147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE