Quedó atrapada en el ascensor, quiso escapar, cayó al vacío y murió

Quedó atrapada en el ascensor, quiso escapar, cayó al vacío y murió

Una mujer falleció en el acto al caer al vacío en la fosa de un ascensor en un edificio del centro de Santiago del Estero. El elevador se había detenido entre dos pisos y al intentar salir por su cuenta, un mal movimiento impidió que hiciera pie y cayó diez pisos. Su hija de diez años, su pareja y un amigo sobrevivieron al trágico hecho.

El siniestro tuvo lugar el domingo alrededor de las 16.30 en un edificio de Libertad al 800. Mario Frolli de 45 años, oriundo de Córdoba y comandante de Gendarmería, llegó al lugar junto con su pareja Isabel Carranza (38) -también oriunda de Córdoba- y la hija de ésta.

El motivo era la visita a un amigo de Frolli, un gendarme de apellido Díaz, que reside en el edificio junto con su pareja. Todo transcurría normalmente; el propietario bajó a abrirles la puerta y guiarlos hasta el 13º piso.

Los cuatro subieron al ascensor y cuando superaban el 9º piso, éste se detuvo por un supuesto desperfecto. De acuerdo con los testimonios recabados por los investigadores, esperaron algunos minutos mientras presionaban el timbre de emergencia. Aparentemente ante la falta de respuestas, los hombres comenzaron a ejercer fuerza y lograron abrir las puertas del elevador. Allí descubrieron que habían quedado entre dos pisos.

Quizás movidos por la desesperación, se arrojaron por la parte inferior, pese a que el piso del ascensor estaba a más de un metro y medio del nivel del pasillo. Se lanzaron Díaz, Frolli y en tercer lugar la niña; aparentemente mientras los dos hombres asistían a la menor, Carranza intentó lanzarse por su cuenta, pero perdió el equilibrio y cayó hacia la fosa.

Aseguran que fue un instante en el que la vieron perderse en la oscuridad sin poder hacer nada.

Al dramático momento lo secundaron gritos de desesperación y pedidos de auxilio. Los vecinos salieron a ver qué sucedía y de inmediato alertaron al encargado del edificio y a la Policía.

Personal de la Seccional 1ª arribó al lugar y alertaron de la situación a la fiscal de turno, Cecilia Gómez Castañeda. Preventivamente cortaron el suministro eléctrico y preservaron todo el lugar para realizar las pericias correspondientes.

Criminalística, personal de Homicidios y Delitos Complejos, la médica de Policía e incluso el técnico de ascensores, se hicieron presentes para colaborar con la investigación que encabezó la fiscal al apersonarse en el edificio.

La funcionaria judicial requirió al personal de Sanidad y Bomberos que retiren el cuerpo de la fosa para ser examinado por la médica de Policía, quien constató la muerte, las múltiples fracturas y recomendó la práctica de la autopsia. La fiscal ordenó el examen forense y los restos de Carranza fueron trasladados a la Morgue Judicial.

Los detectives se entrevistaron con los gendarmes, quienes estaban evidentemente consternados por lo sucedido pero trataron de explicar la forma en que se produjo el hecho.

La representante del Ministerio Público también dispuso el secuestro preventivo del celular de la víctima, aunque nada hacía pensar en otra hipótesis. Por la noche aguardaban la llegada de los familiares de la mujer que residen en Córdoba y del gendarme, quienes no encontraban explicación al fatal desenlace.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE