Nutrición: Novedades en la prevención de osteoporosis mediante la alimentación

Nutrición: Novedades en la prevención de osteoporosis mediante la alimentación

Siempre que hablamos de los huesos y su salud, lo primero que se nos viene a la mente es el consumo de calcio. Si bien, esto es totalmente correcto, debido a que es indispensable para la formación y desarrollo de la masa ósea y prevenir enfermedades degenerativas como la osteoporosis, actualmente, nuevos estudios indican que hay otro mineral que está implicado en el proceso de cuidado de los huesos, y es el potasio.

Recientes investigaciones de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido, han descubierto que las sales de potasio (bicarbonato y citrato) que abundan en las frutas y las verduras, juegan un papel importante en la mejora de la salud ósea. Además, por primera vez, los resultados también mostraron que estas sales reducen la resorción ósea, es decir, el proceso por el cual el hueso se rompe, por lo tanto, aumenta favorece a aumentar su fuerza.

A lo largo de nuestras vidas, nuestros cuerpos están sometidos a un proceso constante conocido como la remodelación ósea, en la que el tejido óseo maduro se separa del esqueleto (un proceso llamado la resorción ósea) y se forma nuevo tejido óseo. El estudio en cuestión demostró que las sales de potasio ayudan a reducir la excreción de calcio y ácido en la orina, ralentizando el proceso de resorción ósea.

Aunque la resorción y la formación ósea es un proceso natural, permitiendo que los huesos puedan crecer, sanar y adaptarse, en la osteoporosis, se produce un desequilibrio donde los huesos se rompen más de lo que se reconstruyen, lo que lleva a la fragilidad y las fracturas. Actualmente, la osteoporosis afecta a una gran parte de la población mundial mayor de 50 años, siendo más frecuente en mujeres, especialmente en edad posmenopáusica.

¿En qué alimentos encontramos potasio?

Los alimentos fuente de potasio son las legumbres, el chocolate amargo, frutos secos (almendras, nueces, avellanas, etc.), todas las verduras u hortalizas, especialmente la espinaca, acelga, tomate, brócoli, batata, papa, entre otros y todas las frutas.

Seguimos sumando razones para aumentar el consumo diario de frutas y verduras, y en este, caso, también las legumbres, que resultan un menú ideal para estos días de frio. No olvidemos mantener un consumo adecuado de calcio, a través de lácteos, semillas y vegetales de hojas verdes, ya que también es de suma importancia para el cuidado de nuestros huesos.

Por la licenciada Romina Krauss – M.P. N° 147

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE