Los desafíos institucionales en conservación de suelos

El “Instituto Misionero de Suelo, Recurso Estratégico para la Conservación de Biodiversidad”, creado por Ley XVI Nº 115 (fines de septiembre de 2.015), como ente público descentralizado, en el ámbito del Ministerio del Agro y la Producción de la Provincia; marca un nuevo paradigma institucional en lo referente a la gestión para la conservación y recuperación de este recurso, y zanja una vieja deuda en esta materia. El ingeniero Jaime Ledesma (*), en su columna mensual, nos brinda una mirada que permita comprender el desafío institucional que se tiene por delante.

 

Don Alberto Roth, en su 12 Carta “Día de la Conservación de Suelo” allá por julio de 1980, y que fue publicada en su Libro “Querida Misiones, hermosa” (un libro que me marco mucho); cuando explica en que consiste la verdadera conservación de suelos expresa esta reflexión que nos define claramente su visión sobre la conservación de los suelos en Misiones: “La Pobreza de los Suelos se transmite a los hombres que allí viven… …La Conservación de Suelos es el mejor Patriotismo. Porque un buen SUELO es el capital del que vivimos, es la fuente de riquezas, siempre que no destruyamos esta fuente” .

 

El suelo conceptualmente se lo define como el medio natural para el crecimiento de las plantas. Como cuerpo natural consiste en capas (horizontes de suelos) compuestas de materiales de minerales meteorizados, materia orgánica, aire y agua. Es un componente esencial de la tierra y de sus ecosistemas y el medio natural vital, para el crecimiento y desarrollo vegetal y animal y un recurso estratégico para garantizar la soberanía alimentaria.-

 

El suelo según la FAO, lo definimos como: “el producto final de la influencia del tiempo, combinado con la acción del clima, la topografía, organismos (flora-fauna), materiales parentales (roca y minerales originarios – los que inciden en su textura, estructura, color, y propiedades químicas, físicas y biológicas) y el accionar antrópico (determinante para su manejo y conservación)”.

 

No pretendo desarrollar, en este artículo, una descripción de los suelos de la provincia, pero si dar una mirada que permita comprender el desafío institucional que tenemos por delante.

 

La Provincia, posee una superficie territorial de 2.978.115 hectáreas, de las cuales el 94,70% está definida como territorialidad rural (2.820.517,90 ha), las que están determinadas catastralmente por 80.342 parcelas y con una marcada estructura fundiaria minifundista, pues el 74% de estás parcelas están en un rango de 0 a 25 hectáreas. En el 44,81% de la superficie rural (1.264.000 ha) situamos los suelos que tienen aptitud agrícola-forestal; y es en donde debemos priorizar y concentrar el esfuerzo para conservar y recuperar los mismos.

 

La territorialidad que efectivamente está en producción -del 1.264.000 ha- son 870.000 hectáreas; un poco más de un tercio (31,10%) de la superficie rural y casi las tres cuartas partes (72%) de la superficie con aptitud agrícola-forestal; son estos suelos donde se acelera el proceso de degradación por erosión, muchas veces por prácticas culturales inadecuadas, perdiendo muchas de sus potencialidades productivas. Siendo un dato insoslayable que, el 96% de los suelos en la provincia tiene riesgos de erosión hídrica (son potencialmente erosionables por la acción del agua).

 

Cabe mencionar que la ecuación tierra para el Desarrollo Rural Sostenible, es la sumatoria de una multiplicidad de factores, pero donde: el acceso, la distribución y regularización dominial de la tierra, uso y conservación de los suelos, y las buenas prácticas en el manejo del agua; son  determinantes y juegan un rol preponderante para consolidar el desarrollo rural sostenible regional.

 

En la CARTA MUNDIAL DE LOS SUELOS, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Junio de 2015, establecía que: “Los suelos saludables son un requisito previo básico para satisfacer las diversas necesidades de alimentos, biomasa (energía), fibra, forraje y otros productos, y para garantizar la prestación de servicios ecosistémicos esenciales en todas las regiones del mundo. Sin embargo, la humanidad se enfrenta a presiones sin precedentes sobre el recurso suelo. En particular a diversos tipos de degradación, amenazando la seguridad alimentaria y el equilibrio ecológico. …es fundamental garantizar un manejo sostenible… …Una gestión cuidadosa del suelo constituye un factor esencial para la agricultura sostenible y proporciona también un resorte valioso para regular el clima y un camino para salvaguardar los servicios ecosistémicos y la biodiversidad”.

 

El “Instituto Misionero de Suelo, Recurso Estratégico para la Conservación de Biodiversidad”, creado por Ley XVI Nº 115 (fines de septiembre de 2.015), como ente público descentralizado, en el ámbito del Ministerio del Agro y la Producción de la Provincia; marca un nuevo paradigma institucional en lo referente a la gestión para la conservación y recuperación de este recurso, y zanja una vieja deuda en esta materia.

 

Un paso sustancial ha dado el Ministerio del Agro y la Producción, conjuntamente con el INTA Misiones, al firmar la Carta Intención para articular y trabajar interinstitucionalmente con la finalidad, entre otros aspectos, de planificar el uso racional del suelo y adecuar las prácticas de manejo y conservación para una mayor y sostenida productividad agrícola pecuaria y forestal; que se ve materializado con el trabajo técnico entre el Ministerio del Agro y la Producción, el Ministerio de Ecología y RNR, la Secretaria de Agricultura Familiar, el INTA y la Facultad de Ciencias Forestales.-

 

En el reciente Taller Regional de Suelos Agropecuarios, realizado en el marco del Consejo Federal Agropecuario NEA, la Coordinadora del Plan Nacional de Suelos Agropecuarios y el Observatorio de Suelos de la Subsecretaria de Agricultura del Ministerio de Agroindustria, Ing. Carla Medina Pascale, conjuntamente con el Ing. Dardo Escobar, presentaron los Lineamientos del Plan; a su vez, escucharon las distintas problemáticas de las cinco provincias del NEA en materia de suelo; el que concluyó con la elaboración de un Plan de Acción Regional, que fue presentado a los Ministros de Agricultura las cinco provincias y  altos funcionarios del Ministerio de Agroindustria.-

 

Estos hechos ponen en relevancia, sin lugar a dudas, la cuestión estratégica del suelo, brindando una excelente oportunidad de articulación de trabajo interinstitucional eficaz con los organismos Nacionales y Provinciales en la región; no solamente a nivel de investigación, actualización cartográfica, definición de áreas críticas, monitoreo de indicadores; sino también a través de la extensión rural, la capacitación y la difusión de buenas prácticas en favor de nuestro productores.-

 

La soberanía alimentaria y el desarrollo rural sostenible la podemos garantizar sólo si conservamos los suelos bajo sistemas de producción con buenas prácticas de manejo.-

 

Como decía, el gran conservacionista de suelos que tuvo nuestra Provincia, Don Alberto Roth:  “…La Conservación de Suelos es el mejor Patriotismo”; y tal lo define la Carta Mundial de los Suelos de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura: …Una gestión cuidadosa del suelo constituye un factor esencial para la agricultura sostenible y proporciona también un resorte valioso para regular el clima y un camino para salvaguardar los servicios ecosistémicos y la biodiversidad”.

 

 

 

(*) Ingeniero Forestal 

Asesor Ministerio del Agro y la Producción

Mat. Profesional Co.In.For.M Nº 82



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE