Alexa

Cada vez más vecinos posadeños se organizan para contratar cámaras de seguridad en su cuadra

Los encargados de empresas de seguridad notificaron que los pedidos de este tipo de servicios fueron en aumento desde mediados del año pasado. Otro de los productos favoritos de los posadeños son las alarmas barriales.

A la par del aumento de la inseguridad, las empresas dedicadas a la tecnología en prevención se aggiornaron con nuevos productos y servicios. Paralelamente, los vecinos posadeños también comenzaron a organizarse en grupos de Whatsapp para advertirse sobre peligros e instalar cámaras y alarmas comunitarias.

«“Nosotros pusimos sectores de cámaras, y ahora estamos juntando la plata para las alarmas. Ya compramos siete, pero la idea es instalar todas juntas”, comentó Norma Benítez, vicepresidente de la comisión vecinal del barrio 17 de Octubre de Itaembé Miní, uno de los barrios donde los vecinos se estructuraron para paliar la delincuencia.

«Esto lo organizamos entre los vecinos, con nuestra plata. Desde hace dos años que cada fin de semana vendemos pollos para poder costear el valor. Tenemos que seguir cocinando para comprar unos tres kits de camáras más y cables para tener cubierto todo el barrio, desde la entrada de la avenida hasta donde termina”, avizoró.

La delegada precisó que cada uno de los kits de cámaras consiste de cuatro unidades para cada cuadra, por «lo que estamos bien cubiertos. De todos modos, no deja de ser una medida de prevención. Las cámaras sirven, pudimos registrar a delincuentes en acción, pero si después se le lleva esa evidencia a la policía y no se hace nada, ya queda por afuera de nuestras posibilidades».

El hecho de que la organización sea exclusivamente vecinal también trae aparejado otro inconveniente: «Como todos salimos a trabajar, las cámaras quedan. No tenemos todavía a alguien que haga un monitoreo las 24 horas, que se siente, ni tenemos la plata para pagarle a un vigilador”.

Por el lado de las empresas de seguridad, muchas de ellas empezaron a apostar a este cambio: “Ya desde mediados del año pasado empezamos a recibir más consultas por las cámaras. Antes era un sistema prácticamente exclusivo de empresas, que las solicitaban para logística, pero hoy brindamos este servicio en varios barrios de Posadas e incluso de Apóstoles. Los vecinos empezaron a apostar cada vez más por la modalidad de organizarse entre ellos y advertirse a través de grupos de Whatsapp”, comentó Omar Apestegui, encargado de Mega Seguridad.

En cuanto al servicio de video, «los precios varían mucho, ya que antes de la instalación se va hasta el lugar y se hace un análisis de cuántas cámaras se deberían instalar y qué tipo de cámaras”. Esa inversión se realiza una única vez, ya que «una vez que se instala, son los propios vecinos los que gestionan el sistema. Cualquiera de ellos puede tener acceso para visualizar lo que sucede a través de las cámaras. Alcanza con tener una computadora o un celular con internet”.

Apestegui apuntó que otro de los servicios que empezaron a solicitar los vecinos posadeños son las alarmas vecinales: “Cualquiera de los vecinos puede activar la alarma en un rango de aproximadamente dos cuadras de donde se encuentra. La alarma además dispara un sistema de luces para ser más llamativa y desalentar a los malhechores. Además, nosotros desde la central podemos saber qué control fue el que disparó la alarma y acudir a ver qué es lo que está pasando”.

En cuanto a los precios, precisó: “Sale aproximadamente $15.000 + IVA y luego se abona la cantidad de controles que cada vecino quiere tener. Se paga una única vez”.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas