Mujeres: en la convivencia el amor es una conquista reciente

Mujeres: en la convivencia el amor es una conquista reciente

No es fácil mantener y conservar el amor en las relaciones, aunque el ser humano haya nacido para vivir acompañado por esa persona que siente especial entre todas las demás, para las mujeres la razón fundamental para esta unión es el amor. En ese sentido la terapeuta comunitaria y consteladora familiar Patricia Mónica Couceiro explica cómo lograr la difícil conquista de convivir con amor en la pareja.

Antes el matrimonio era la única forma “decente” y aprobada de salir de la casa de los padres, muchas personas se casaban para escapar de situaciones familiares que ya no soportaban y la idea del “para toda la vida” estaba muy arraigada. Según la percepción de Patricia: “Si miramos hacia atrás, nuestros ancestros, abuelas y bisabuelas, vemos muchas veces que ellas lo hicieron como pudieron, numerosas veces con dolor, pagando precios por tener una familia y pasar la vida. Actualmente podemos elegir hacerlo con amor, los precios que ellas pagaron no son los nuestros, quizás recién hoy nos damos cuenta que sin amor no es lo mismo. Pero muchas veces no es tan fácil o fluido como quisiéramos. Vivir en pareja es una aspiración…pero vivir el amor en la pareja es una conquista reciente”.

Hoy en día las personas están más enfocadas en sí mismas, en buscar la felicidad, y ya no prima la idea del matrimonio como la única forma de conseguirla. Pero si se opta por hacerlo, las condiciones son distintas, ya no están dispuestos a soportarlo todo o a ceder siempre en lo que el otro quiere. Con respecto es esto la terapeuta Couceiro reflexiona: “El amor no es un sentimiento sino una actitud. Es la aceptación incondicional y agradecida del otro tal y como es. ‘Te tomo tal y como eres. Gracias por haberme sido regalado. Gracias por ser como eres’. Esa sería la frase pero… ¿amamos al otro tal y cuál es…lo respetamos con su luz y su sombra? O esperamos que el otro sea nuestro príncipe azul y que complete lo que nos falta”.

El enamoramiento es la etapa en la que sienten estar extasiados por las hormonas de la felicidad; en ese momento las personas proyectan todos los deseos y esperanzas a sus parejas. En ese caso el novio se convierte en una persona básicamente perfecta que no tiene ningún defecto en absoluto. Con respecto a este punto la experta Patricia explica: “El enamoramiento es ciego, no permite ver a la otra persona, sólo vemos lo que necesitamos. Es un impulso que no podemos controlar, que viene de lejos, viene de la necesidad de completarnos. Ese sería el amor a primera vista. Con el amor a segunda vista podemos descubrir cómo es la otra persona: alguien tan imperfecto como nosotros mismos. Esto puramente sucede cuando nos tomamos el tiempo de ver al otro cómo es: con sus defectos y virtudes; y no lo que nosotros necesitamos ver desde nuestras carencias a completar. Es un desafío, pero es lo más honesto con nosotros mismos y con el otro”.

Cuando la pareja empieza a convivir es la etapa en que el amor se vuelve más fuerte, se conocen mutuamente mucho mejor, empiezan a influir en todos los aspectos de la vida del otro. Por eso la consteladora familiar Patricia Couceiro remarca la importancia de esta etapa: “El amor a segunda vista es un amor adulto que toma al otro como es, con su luz y con su sombra, y no le pide que cubra todas las necesidades de la relación….Esto nos lleva a otro estadio con nosotros mismos: ‘hacernos responsables de nuestras carencias y de su sanación’. Únicamente desde este espacio podemos construir día a día una  pareja…ya que, ninguna relación es un modelo terminado ni un ideal a alcanzar”.



Quizás tambien le interese...