Muerte al volante: pidieron atención psicológica para Julio Werner Lutz

Muerte al volante: pidieron atención psicológica para Julio Werner Lutz

Pidieron atención psicológica para Julio Werner Lutz (23), el joven detenido en Posadas por haber protagonizado un accidente de tránsito fatal. La provocó el deceso a un motociclista. Está imputado del delito de “homicidio simple” y alojado en la comisaría 11ra. del barrio A-4.
El juez de Instrucción Uno, Marcelo Cardozo, fue quien le dictó la prisión preventiva, porque entendió que si era excarcelado podía entorpecer la investigación.
La defensa del muchacho, a cargo de Horacio Skanata, consideró que corre riesgo la integridad física del Werner Lutz, habida cuenta de que habría empezado a deprimirse por la situación que vive. Por eso, solicitó al juzgado interviniente que reciba atención especializada.
El accidente que le costó la vida al playero Fernando Vázquez (24) sucedió poco después de las 21 del sábado 20 de agosto de 2016. El motociclista, que iba a su trabajo cuando lo embistieron, fue impactado y arrastrado media cuadra.
Para el magistrado Cardozo, el conductor, por la velocidad a la que iba, tenía intención de matar; es decir, actuó con dolo. Las dos chicas que viajaban como acompañante en el Ford Fiesta que protagonizó el choque declararon que el muchacho iba “a más de 130 kilómetros por hora” antes del impacto que terminó con la vida de la víctima.
Werner Lutz se negó al test de alcoholemia. Está preso desde el día del hecho. Lleva más de cinco meses entre rejas.
El abogado Skanata apeló la decisión de Cardozo y el expediente fue elevado a la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores. La Sala II, conformada por los camaristas José Alberto López y José Jacobo Mass, empezó a analizar las actuaciones, pero la resolución llegaría recién en marzo.
Fuentes judiciales confiaron que entre los camaristas habría miradas diferentes sobre el caso y que probablemente se necesite un tercer voto para dirimir la cuestión.
Si el tribunal de alzada confirma la decisión del juez de Instrucción, el muchacho quedará a un paso del juicio, con una carátula dura: “homicidio simple”, que se aplica a quienes matan con intención de hacerlo. Y será la primera vez que un hecho de estas características avanza con esa imputación.
Sería un precedente, porque quienes matan al volante podrían terminar acusados de homicidio simple.
En cambio, si los camaristas revocan total o parcialmente la resolución (con cambio de calificación incluido), el muchacho puede conseguir la excarcelación.
Skanata pidió un pronto despacho para que se dicte un fallo. Habrá que esperar un mes para saber qué se resuelve.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE