Continúa la asistencia a los damnificados por las inundaciones en el Norte y Centro del país

Las localidades argentinas que se vieron afectadas por el temporal en las últimas semanas avanzan en su recuperación tras las lluvias que dejaron miles de evacuados, tres muertos y personas desaparecidas.

El Gobierno Nacional continúa con las tareas de asistencia a los damnificados por las inundaciones, que afectaron a las provincias de Buenos Aires (este), Santa Fe (noreste), Jujuy (norte), Entre Ríos (este), Tucumán (norte) y La Rioja (oeste).

Incansable el trabajo de Defensa Civil, Vialidad y Bomberos Voluntarios de las distintas provincias.

En un comunicado de la Presidencia de la Nación, se informó ayer que algunas de las ayudas que brindan a la población son las que cubren las primeras necesidades, como “alimentos” o “insumos sanitarios”. “La cartera social distribuye agua potable, alimentos no perecederos, ropa, pañales, productos de limpieza como alcohol en gel, lavandina (lejía) y toallas húmedas, repelentes, colchones, frazadas y zapatillas, entre otros productos”, cita el documento.

Los trabajadores sociales coordinan a sus miembros en las provincias de Santa Fe y Buenos Aires, donde el nivel del agua ya empieza a bajar.

En la localidad de La Emilia, al norte de la provincia de Buenos Aires, comenzó el operativo de retorno a sus viviendas de los cerca de 7.000 evacuados luego de que el agua cubriera la totalidad del municipio.

Debido a las fuertes lluvias, una persona falleció el pasado martes en ese municipio.Profesionales sanitarios dependientes del Ministerio de Salud, asisten con ambulancias de cuidados intensivos, equipos clínicos y agentes del área de salud mental, así como personal militar que trabaja con bombas de extracción y de tratamiento cloacal.

 

En tanto, las localidades del centro y el sur de Santa Fe continúan afectadas por el temporal de viento y lluvia que afecta a la provincia desde finales de 2016 a la fecha y que inundó carreteras, cultivos agrícolas, plantas de energía e, incluso, ciudades enteras, como Rafaela o Villa Amelia.

Ayer el gobierno de Santa Fe estimó en cuatro millones las hectáreas afectadas por las inundaciones en esa provincia y calculó en US$ 1100 millones las pérdidas. “Sobre siete millones de hectáreas de área agrícola cultivada, cuatro millones se encuentran afectadas; de las cuales preliminarmente 1,5 millón está en forma crítica”, indicaron las autoridades.

El personal de Vialidad Nacional sigue limpiando las carreteras cortadas por los aluviones de barro y piedras que los temporales dejaron, y tratan de reestablecer la transitabilidad de las principales vías.

También se trata de volver a la normalidad tras el alud que asoló varias localidades de la provincia de Jujuy y que dejó dos fallecidos y dos desaparecidos, pero la persistencia de las lluvias dificulta las labores de asistencia.

Otra de las regiones más afectadas por las catástrofes naturales de estos días fue La Rioja, donde se produjo el paso de la cola de un tornado y donde los agentes de seguridad reconocen y evalúan los daños provocados.

Costo político, en Santa Fe

En Santa Fe ya son tres los funcionarios que dejaron sus cargos por las inundaciones.

El director provincial de Obras Hidráulicas renunció en solidaridad con otros funcionarios en el marco de la crisis hídrica.

Se trata de Eduardo Gentile, quien presentó la renuncia a su cargo en solidaridad con el desplazado Roberto Porta, de la secretaría de Recursos Hídricos, y por el alejamiento del subsecretario de Coordinación de Asuntos Hídricos, Luis Lombó.

En declaraciones a la prensa, junto a quienes integraba un equipo de trabajo dijo: “Ambos merecen mi más sincero respeto en cuanto al desempeño de sus funciones inherentes”, resaltó. Gentile aseveró que “no se comparte la visión en cuanto a adjudicarle al primero de ellos (en referencia a Porta), la responsabilidad por la actual situación hídrica de la provincia” tal como lo había deslizado el gobierno provincial.

A la hora de apartar a Porta, el gobernador Miguel Lifschitz adujo “falta de presencia territorial en la crisis hídrica”.

Los funcionarios apartados son todos de extracción política radical, lo que agranda la brecha que existe políticamente en el Frente Progresista santafesino.

“El ingeniero Porta siempre dijo de hacer el control de este ingreso de líquido desde la vecina provincia, pero desde el gobierno no se hizo”, señaló Gentile.

 

Emergencia hídrica

Mientras se declaraba ayer la Emergencia Hídrica para los sectores afectados por las inundaciones y lluvias,  los funcionarios del Gobierno Nacional se referían a estos acontecimientos como consecuencias del tan mentado cambio climático. Lo cierto es que la gestión de Mauricio Macri  subejecutó las partidas del Fondo Hídrico que eran determinantes a la hora de mitigar los efectos de la lluvia y los desbordes de los arroyos.

A lo largo de todo 2016, solo un tercio de los fondos destinados a estos efectos fue aplicado. La información se desprende de un informe de la Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura (Ucofin), dependiente del Ministerio de Hacienda.

El Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica, encargado de financiar obras que contengan excesos de agua, recaudó $3.421 millones a partir de una tasa que se aplica sobre la venta de nafta y GNC. Pero se destinaron apenas $610 millones para abonar obras en curso, mientras que otros $502 millones se asignaron al Plan de Control de Inundaciones, informó diario Hoy.

Es decir que, de los casi 3.550 millones de pesos disponibles para evitar que la principal zona productiva del país quede bajo las aguas, se realizaron obras por solo $1.112 millones, el 32,5% del total. El año pasado se aprobaron tres obras: la construcción de una estación de bombeo en Bernal, cuyo valor es de 2,1 millones de pesos; la ampliación de desagües pluviales en Villa Luján, por 2,8 millones, y la reparación de la defensa sur en Concordia, cuya inversión representó 17,5 millones de pesos.

 

Números, debajo del agua

En 2016 se ejecutó apenas un tercio del Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica

$3.421 millones recaudó el ente a partir de una tasa que se aplica sobre la nafta y el GNC

$1.112 millones fueron los que se invirtieron en obras, un 32,5% del total

$610 millones se utilizaron para abonar obras en curso

$502 millones se asignaron al Plan de Control de Inundaciones

$735 millones había destinado el kirchnerismo en 2015

Un 35% de lo recaudado destinó el kirchnerismo, dos puntos más que Cambiemos

US$ 1.750 millones es el número de las pérdidas ocasionadas en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires durante el último temporal

 

PE



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE