#TragediaenBrasil: Matías Noguera, la sonrisa de un sobreviviente en Navidad

#TragediaenBrasil: Matías Noguera, la sonrisa de un sobreviviente en Navidad

A poco más de una semana del accidente que le costó la vida a tres personas en un viaje de egresados a Brasil, Matías Noguera, el joven de 19 años que perdió un brazo por el vuelco del micro, asegura que presintió que no llegarían a destino. “Hay que salir adelante, yo voy a seguir estudiando”, dice sin perder la sonrisa del rostro.

Matías solo sonríe. Y hasta por momentos hace chistes. Es difícil comprender como alguien que pasó por esa experiencia transmita tanta tranquilidad. A su lado su mamá que lo escucha y lo mira con ternura. “No me importa que haya perdido el brazo, doy gracias a Dios que mi hijo está vivo”. A una semana del trágico accidente en Brasil con estudiantes en un viaje de egresados, Matías Noguera recuerda con detalles la noche del accidente y asegura que presintió que no llegarían a destino.

Él era uno de los que dormía cuando el micro volcó. “Estaba en el asiento de atrás, yo sentía mi brazo, un pedazo de piel, y mis dedos finitos, pero lo sentía. Un compañero me quería hacer un torniquete pero yo no estaba seguro de que supiera lo que estaba haciendo así que le dije que esperemos nomás. Después un bombero me dijo no mires, y no sé que me hizo con el bisturí, todavía pienso en eso”.

Matías es uno de los 62 pasajeros a bordo del colectivo que los llevaba para cerrar el año de estudios y el fin de una etapa. Recibió a este medio en su casa, de la que todavía le cuesta salir, siente miedo, prefiere no tomar contacto con el afuera, aunque sabe que lo tiene que superar. Confiesa que aun siente el brazo que le falta, siente los dedos, siente los movimientos, los médicos le dijeron que se trata un de “un sufrimiento del miembro fantasma”.

“Estoy bien, recuperándome, estoy saliendo de a poco, cada día me esfuerzo un poco más, no es lo mismo tener un solo brazo. Ponerme el pantalón, bañarme”. Cuenta que ya pudo reunirse con sus otros amigos del Instituto Janssen que se sienten culpables por no poder ayudarlo. “En el grupo de las madres habían dicho que muchos chicos tuvieron problemas psicológicos, se sentían culpables por no poder ayudarme. Yo les dije que no, que nadie podía ayudarme. Un compañero puso su hombro sobre mi cuerpo para detener el sangrado, otro chico me dio sal y no me dejó dormir. Yo me acuerdo de todo”.

Matías tiene 19 años y asegura que su sonrisa es porque entendió que tuvo otra oportunidad para vivir. “Si pienso en algo no puedo soñar con eso, si me pasa algo tampoco puedo soñar con eso, a veces me duele en el corazón que no pueda recordar. Pero el apoyo de la familia, y de los amigos es fundamental. Quiero agradecer a todos, acá y en Brasil, cadenas de oración que sé que hubo”.

_ ¿Para vos qué fue esto que te pasó. Una prueba, algo que tenía que pasar. Fue algo del destino?

_ Me parece que sí porque al momento de subir yo tenía ese sentimiento de que no íbamos a llegar, que tenía que bajarme. Tenía miedo de viajar solo era la primera vez que viajaba solo, pero en algún momento tenía que viajar, en algún momento lo tenía que hacer y dije si pasa algo pasa. Y subí. Después algunos compañeros me contaron que tampoco estuvieron seguros de que íbamos a llegar y no llegamos.

“Yo quiero decirle a todos los que estuvimos en esta situación que miremos para adelante, no miremos hacia atrás porque nos vamos a quedar encerrados, vamos a llorar, tenemos que avanzar. Creo que hay que salir con amigos, yo ayer salí con mi viejo me fui al centro y tenía miedo, me dio mucho miedo, me da miedo la noche, pero sé que tengo que salir adelante”.

En febrero irá a Oberá para estudiar ingeniería en electrónica. “Voy a seguir a pesar del accidente”.

 

Vea también:

#Tragedia en Brasil: Erika dejó terapia tras cinco días y ya está en una habitación común

#TragediaEnBrasil: Los alumnos y padres reclamaron asistencia frente a Tabay Tours

 

JM



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE