Ganancias: los senadores misioneros no acompañarán el proyecto opositor

Ganancias: los senadores misioneros no acompañarán el proyecto opositor

Los senadores tendrán la semana próxima la difícil tarea de definir un conflicto económico en el que todos pierden. Si se aprueba el proyecto de reforma de Ganancias tal como lo sancionó la Cámara de Diputados, las provincias serán las principales perjudicadas. Se estima que Misiones dejará de percibir cerca de 1.500 millones de pesos al año.
En ese contexto, según fuentes oficiales, el gobernador Hugo Passalacqua comprometió a la Nación que Misiones votará por el proyecto que menos perjudica a la provincia. Con el proyecto de Cambiemos, Misiones prácticamente no perderá plata cuando se modifique el impuesto a las Ganancias, mientras que con el proyecto de los opositores PJ-FpV-UNA, Misiones perderá 150 o 200 millones de pesos por mes.
“Es un tembladeral, más grave de lo que parece”, definió uno de los legisladores a sabiendas de que su voto será criticado por derecha y por izquierda. “Es una promesa que hizo Mauricio Macri y resulta que ahora tenemos que resolver nosotros”; se quejó.
Entre los senadores reina el silencio y el llamado a la prudencia. Saben que sea cual fuere el resultado en el recinto, les lloverán las críticas.
Será clave la voz de los gobernadores en el Senado. Expondrán el martes en las comisiones antes de que el tema sea tratado en el recinto.

El gobernador misionero ya se expresó: “Lamentaríamos mucho se apruebe el proyecto de Ley de Impuesto a las Ganancias”, dijo Passalacqua.

“Será una ley injusta para Misiones”, agregó el mandatario, quien admitió que la ley de Impuesto a las Ganancias “debe ser revisada” pero con serenidad”.

“Si se aprueba será una ley injusta para Misiones, significará sacrificar más de 1500 millones de pesos al año. Esto es: menos escuelas, caminos, salarios, hospitales, etc. Las provincias merecemos un trato respetuoso. No somos un accidente geográfico, somos personas”, insistió el mandatario.

El proyecto de Ley de modificación del Impuestos a las Ganancias obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados y deberá ser tratado por el Senado la semana entrante.

……………….
Hasta ahora, son más los gobernadores que están en contra de la reforma impulsada por la oposición que los que están decididamente a favor, aún enrolados en la vereda opuesta.
De hecho, Passalcqua, advirtió que “nada es más importante que los impuestos a la hora de gobernar”.
“Mas allá de las escalas y de los mínimos, lo de fondo es favorecer a la familia trabajadora, pero sin perjudicar a las provincias en sus ingresos, de lo contrario es muy difícil gobernar”, agregó Passalacqua aludiendo al carácter coparticipable del impuesto a las Ganancias, que de reducir su recaudación afectará a la baja los ingresos provinciales. En la Cámara baja, los diputados del bloque misionerista se abstuvieron.
Un documento del Consejo de Responsabilidad Fiscal, integrado por Nación y provincias, coincide en la necesidad de una reforma que corrija gradualmente las distorsiones del impuesto y que contemple la realidad fiscal de las provincias y de la Nación.
En el Consejo existió consenso en procurar que no se desfinancien los presupuestos de las jurisdicciones y no se afecte la prestación de servicios sociales esenciales como la educación y la salud por parte de las provincias, ni se desatienda la obra pública nacional y provincial.
En lo que respecta al impacto fiscal de esta medida, debe tenerse en cuenta que, la recaudación tributaria por Ganancias en 2016 se estima en alrededor de 424.509 millones de pesos (5,38% del PBI) y si no se implementan cambios la recaudación superaría los 543.132 millones en 2017 (alrededor de 5,57% del PBI).
El costo fiscal de la propuesta de la alianza Cambiemos implica una baja de 0,6 por ciento del PIB en 2017-2019 y se perderían alrededor de 32.880 millones de recaudación en 2017 que ya implicaba un importante esfuerzo fiscal para los tres niveles de gobierno.
La propuesta aprobada en la Cámara de Diputados impactaría en una menor recaudación del 2,0% en el mismo periodo.
“Los impuestos que se crearían para paliar el impacto (renta financiera -Lebac-, y al juego) y la reposición de las retenciones a la minería no contemplan la volatilidad de la renta financiera por un lado y alejan las inversiones por el otro, al introducir confusión y poca certeza en su interpretación derivando en mayor incertidumbre respecto de las inversiones proyectadas e inseguridad jurídica, traccionando aún más a la baja la recaudación del impuesto”, señala el documento.
Así también, las modificaciones introducidas en el gravamen perjudican especialmente a las provincias donde los sueldos son más bajos ya que no incidirá en un incremento en el poder de compra de los salarios –que derive en una inyección de dinero al mercado interno-, pero sí reducirá la Coparticipación.
En efecto, el tema resulta de alta sensibilidad, ya que los ingresos resignados impactaran en las arcas nacionales y provinciales en tanto el 64% de la recaudación neta de este impuesto se coparticipa. Y por esta misma vía incide negativamente en las cuentas del sector municipal.
Ello derivaría en una ampliación de la brecha fiscal, y un claro desvío de las pautas de responsabilidad fiscal asumidas por todos los gobiernos como senda a recorrer. Máxime cuando la mayor parte de las leyes de presupuesto (nacional y provinciales -y un número importante de ordenanzas municipales-) han sido sancionadas con alto nivel de austeridad en línea con el compromiso asumido el 2 de agosto de alcanzar el equilibrio fiscal en 2019.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE