Clínicas clandestinas: justo cuando se alargaba el miembro viril detuvieron a un cirujano por la muerte de una paciente

Clínicas clandestinas: justo cuando se alargaba el miembro viril detuvieron a un cirujano por la muerte de una paciente

La víctima, de 48 años, se sometió a una cirugía en una clínica clandestina. Le realizaron una lipo e implante de glúteos. El médico Carlos A. se estaba realizando esa operación cuando fue detenido.

La muerte de una mujer de 48 años luego de una cirugía plástica originó una investigación judicial por un presunto caso de mala praxis.
El médico que operó a la víctima, que ya tenía un antecedente por este tipo de hechos, fue detenido en momentos en que él mismo se realizaba una intervención en el pene y terminó internado. También fue apresada su asistente y clausuraron el lugar donde el hombre operaba.
La lamentable historia comenzó el viernes de la semana pasada, cuando Isabel Beatriz Gattari (48) –madre de tres hijas– fue a realizarse una lipoaspiración y un implante de glúteos a una propiedad de calle Alem 388 de Mendoza Capital. En ese lugar funcionaba una clínica –tras un allanamiento se comprobó que no tenía la habilitación correspondiente– cuyo responsable es Carlos Gustavo Arzuza (48), médico que también se desempeña en el hospital General Las Heras de Tupungato.
La operación en principio no había tenido inconvenientes y la mujer había regresado a su casa, ubicada en el calle Urquiza de Guaymallén, en un barrio privado. Pero según se sospecha, a raíz de la cirugía se descompensó el miércoles en la tarde y fue encontrada por su pareja cuando agonizaba. Luego del fallecimiento de Isabel tomó intervención la Justicia y en el Cuerpo Médico Forense le realizaron la autopsia, donde se detectaron complicaciones de la cirugía.
El caso quedó en manos de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien ayer ordenó un allanamiento en donde fue intervenida Gattari.
Insólita detención
Cuando la policía y los investigadores llegaron a la propiedad donde se hacían las operaciones, verificaron rápidamente que era una casa y que no estaba habilitada como clínica.
Y luego vieron una situación que los dejó realmente sorprendidos. Encontraron al médico Carlos Arzuza en una camilla realizándose una operación. Concretamente intentaba hacerse un alargamiento de pene. «No lo podía creer. Jamás en un allanamiento vi algo así. Había mucha sangre», contó un investigador con mucha experiencia que participó en el operativo.
En compañía del médico estaba su asistente, una mujer de nacionalidad rumana identificada como Laura Dutta (39), quien al parecer tendría una relación sentimental con el médico además de trabajar con él.
El hombre en su cirugía perdió mucha sangre, por lo que decidieron llevarlo al Hospital Central. La mujer, en cambio, fue trasladada a la Comisaría Tercera de Ciudad y quedó detenida. El allanamiento terminó en el secuestro de materiales quirúrgicos que se usaban en el lugar y la clausura de la clínica trucha por parte de la Municipalidad de Mendoza.
La fiscal Ríos, basada en testimoniales y el adelanto de la autopsia, caratuló la investigación como homicidio simple con dolo eventual.
El médico acusado quedó en el Central con custodia policial, en una sala común y con un cuadro de gangrena. No estaba en condiciones de declarar por el efecto de la anestesia que tenía en su cuerpo, por lo que hoy podría dar su testimonio y ser imputado.
También se aguarda la declaración de la asistente, quien también podría ser acusada formalmente.
Se espera que personas que hayan sido operadas en esa propiedad vayan a la fiscalía a aportar detalles.