comScore

El primer mojón de una construcción colectiva frente a las drogas

El primer mojón de una construcción colectiva frente a las drogas

Quizás no debiera ser así. Pero a menudo sucede que la política, los gobiernos y sus funcionarios necesitan de un sacudón de realidad para advertir las necesidades y demandas de la gente. A veces también es necesario que la sociedad civil se movilice y eleve la voz frente al Estado, para alertarlo sobre dónde se debe poner el acento. Posiblemente también los medios de comunicación deban sumarse a esta competencia de agenda, y contribuir a la debida visibilización de los temas importantes.

Quizás las cosas deberían fluir de otra manera. Pero si así todo, el gobierno y la gente deciden confluir en un acuerdo común, puede suceder lo que sucedió el pasado martes y miércoles en el salón de convenciones del Parque del Conocimiento. El masivo primer Congreso Nacional de Adicciones, organizado por la fundación Ideas en Movimiento con el apoyo de varios organismos oficiales, y al cual concurrieron más de 1.000 personas, es una señal inequívoca de que algo bueno puede comenzar a gestarse entre la sociedad civil y el gobierno de la provincia en el campo de las políticas públicas sobre drogas.15123070_10207104211515840_2676113628648313545_o

Un evento que no tuvo colectivos para movilizar a nadie, ni obligatoriedad gremial o política para la concurrencia, ni incentivo económico alguno para nadie.  Un encuentro espontáneo de cientos de personas que viajaron varios kilómetros, desde diversos puntos de Misiones, porque quieren saber más del tema, porque necesitan más herramientas para abordarlo desde sus lugares de trabajo y que, también, reclaman respuestas ante ciertas falencias del Estado.  Así lo hicieron saber muchos docentes y profesionales en los espacios de debate vespertinos. Así lo retransmito, como testigo privilegiado.

No es un dato menor que en la apertura del martes participaran el ministro de Salud Pública, Walter Villalba, de Desarrollo Social, Lisandro Benmaor y de Educación, Ivonne Aquino. O que el miércoles al mediodía nuevamente el titular de la cartera sanitaria tomara el micrófono para bosquejar las perspectivas de trabajo desde su área. Y esto no es poco, porque los representantes gubernamentales a veces tienen la capacidad de ausentarse adrede de ciertos eventos en los que son más las posibilidades de críticas que las de aplausos.  Este no fue el caso. Desde ya que la sola presencia no subsana ninguna asignatura pendiente, ni mucho menos implica otorgar un cheque social en blanco. Pero los gestos políticos merecen ser reconocidos. Y tres ministros en la apertura de un congreso de adicciones no es poco gesto.

A este espacio de construcción colectiva faltó el tercer actor en la tríada, a mi criterio profesional quizás el más importante: los periodistas y comunicadores que manejan la construcción del imaginario social referido a la problemática. Lo que no se dice no existe, y la forma en la que se dice condiciona el cómo se percibe un acontecimiento. Es deseable que los medios de comunicación se involucren activamente desde el concepto de responsabilidad social. Hubiera sido más que provechoso para miles de misioneros poder leer de los diarios, escuchar de las radios, o ver en la televisión, los principales conceptos enunciados durante las conferencias magistrales sobre asistencia, prevención, comunicación y políticas públicas. Y esa visibilidad es sumamente necesaria para que el problema ingrese en la consideración gubernamental y se solidifique en el imaginario colectivo: aquello que los medios instalan, difícilmente pueda ser silenciado. Queda abierta la invitación a los colegas.

15107257_10207102195585443_6865259524978268628_nEl martes y el miércoles tuve el honor de ser parte de un evento que nace de la energía y la pasión de Carolina Cortés, secretaria de la fundación Ideas en Movimiento. Una verdadera sobreviviente del infierno, una luchadora de la vida, una persona que sueña con diseminar en todo el país su mensaje de luz, como una epidemia de esperanza. En honor a ella, y en reconocimiento a las más de 1.000 personas que dijeron presente, ojalá este primer mojón sea el inicio de una fructífera alianza entre el gobierno de la provincia, la sociedad civil y la red comunitaria que cotidianamente apuntala, silente e invisible, los frágiles andamios de la asistencia, la prevención y la contención.

Esteban Wood

Analista, investigador y consultor en asuntos de políticas sobre drogas. Magíster en Políticas Públicas. Licenciado en Comunicación Periodística. Miembro de la World Federation Against Drugs (WFAD). Integrante de la Red Argentino Americana para el Liderazgo (REAL) y director de la comisión “Drogas, adicciones y narcotráfico”. www.estebanwood.com

Cristian Milciades-