Gobierno nacional se asesora con Fundación Nuevas Generaciones para abrir el debate parlamentario sobre leyes de promoción foresto-industrial

La Fundación Nuevas Generaciones (NG) abrió el debate nacional sobre el desafío en políticas públicas en la actividad foresto-industrial con la organización de un simposio realizado semanas atrás en Buenos Aires sobre “Industria Forestal Argentina: situación actual, desafíos y oportunidades”.

 

Desde la institución se busca impactar en la política en cada actividad que desarrolla. Y desde hace tres años desarrollan el Foro sobre la Agenda Agropecuaria en el Congreso Nacional. “Creamos en el tiempo un espacio de interacción entre los nichos productivos del sector y el Congreso Nacional. Para ello reunimos a los actores principales: el sector productivo, el gobierno y los legisladores y sus asesores”, dijo.

 

“Con la presentación en sociedad sobre la actividad forestal en particular, que a principio de año inició con la reunión de la Mesa Nacional que organizó la Subsecretaría de Foresto-industria dentro de la cartera de Agroindustria, percibimos la importancia que el actual gobierno nacional le quiere dar al sector que desde hace años se encontraba, a nuestro entender, postergado y estancado. Un ejemplo, es que pasaron 30 años y la superficie forestada se mantiene en 1.200.000 hectáreas”, remarcó en la entrevista con ArgentinaForestal.com el coordinador del Equipo de Asesoría Parlamentaria de la Fundación Nuevas Generaciones, Diego Naveira.

La Fundación es un espacio político que está integrado por representantes del Partido Justicialista, de Unión Celeste y Blanco, del PRO y de partidos provinciales. A través del estudio y diseño de políticas públicas, se vincula con los sectores productivos y trabajadores, a fin de brindar asesoramiento parlamentario, presentado propuestas y proyectos al Estado Nacional.

 

Por el gabinete nacional, estuvo presente en el simposio el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria Guillermo Bernaudo; el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri; la subsecretaria de Desarrollo Foresto-industrial, Lucrecia Santinoni, y representantes del Ministerio de Producción, de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional, de Cancillería, Anses, del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable y de la Superintendencia de Seguros de La Nación.

 

Asimismo, fueron invitados los diputados nacionales Pablo Torello y María Lopardo; los diputados provinciales de Entre Ríos Esteban Vitor y Joaquín La Madrid; y representantes de la Fundación.

 

“El encuentro organizado fue muy provechoso”, opinó Naveira. “En primer lugar, permitió que los funcionarios de la Subsecretaría tendieran vínculos con referentes del poder legislativo nacional y del poder legislativo provincial. En segundo término, se brindó información actualizada acerca de la industria forestal que, es una realidad, para gran parte del mundo político es desconocida”, dijo el coordinador.

 

Entre los temas tratados en el Simposio, además de exponer las estadísticas y números oficiales acerca de la realidad del sector, las autoridades nacionales presentaron proyecciones sobre cuál podría ser el panorama futuro en caso de que se estimule la industria maderera y explicaron los actuales problemas que se enfrentan, desde la falta de demanda local de madera en algunas regiones, bajas exportaciones de madera y altas importaciones de productos derivados como el papel y el cartón, la imagen negativa de las fabricas de pastas de celulosa, la deficientes políticas provinciales como la prohibición entrerriana de exportar madera a Uruguay,  no reglamentar la ley que estimula la construcción de viviendas de madera, la mala infraestructura logística, entre otros temas.

 

“También en la reunión se hizo mención al potencial del sector y las oportunidades de desarrollo de una industria de papel y celulosa que se ajuste a los estándares ambientales internacionales; la generación de energía; la construcción de viviendas de calidad y a bajo costo; las oportunidades de la actividad en la generación de empleo; el aprovechamiento de la hidrovía, entre otros temas”, enumeró Naveira.

Una de las principales leyes que el sector deberá definir a futuro es la continuidad de la Ley 25.080 de Inversiones para Bosques Cultivados que promociona la plantación forestal con subsidios para pequeños productores y estabilidad fiscal para medianas y grandes empresas, entre otros beneficios.

 

Al respecto, Naveira precisó que sobre esta normativa se habló en el encuentro, “pero en principio el objetivo a corto plazo es lograr en que en el Presupuesto 2017 se mantenga los subsidios al sector. El objetivo a mediano plazo es que se prorrogue la Ley 25.080, y que en ella se incorporen mejoras que involucren a las industrias que se proveen de madera y no sólo quienes plantan”, adelantó el coordinador parlamentario.

 

Un debate pendiente

Con respecto a la necesaria legislación de Presupuestos Mínimos Ambientales para la industria de Celulosa y Papel en la Argentina –debate social que en la actualidad se reavivó por el reclamo ambiental de los asambleístas de Gualeguaychú frente al avance de inversiones de pasteras en Uruguay-  sostuvo que no se profundizó sobre este tema en el encuentro.

 

“No se plateó la creación de una ley de presupuestos mínimos de calidad ambiental de la actividad de las pasteras. Pero si se destacó que ningún inversor extranjero, por sus obligaciones asumidas ambientalmente en sus países de origen y la presión de sus accionistas, puede instalarse en la Argentina con una tecnología contaminante. En lo ambiental se destacó el rol de las forestaciones para disminuir la demanda de madera proveniente de bosques nativos, su capacidad para la restauración de suelos y para actuar como barreras contra el viento que erosiona el suelo. Asimismo se destacó la importancia de las forestaciones para alcanzar los compromisos asumidos en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero”, concluyó Diego Naveira.

 

Definiciones políticas

Las autoridades del Ministerio de Agricultura sostienen una mirada integral para las políticas a desarrollar para la actividad foresto-industrial, considerada entre una de las estratégicas para el crecimiento de las economías regionales del país.

Los funcionarios admiten la necesidad de radicar nuevas industrias “pero que se planifique esta industrialización teniendo en cuenta buenas prácticas y el manejo de la biodiversidad”, señaló el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria Guillermo Bernaudo en el simposio organizado por la Fundación.

 

“Estamos muy lejos de la situación ideal en temas foresto industriales en el país, lo que nos da un abanico gigante de políticas a desarrollar para el sector”, afirmó Negri durante su exposición en el simposio organizado por la Fundación Nuevas Generaciones y destacó de la actividad el “gran potencial que puede tener para las economías de la Mesopotamia”.

 

Por su parte, Bernaudo señaló que “Argentina cuenta con ventajas que lo destacan en relación a otros países por la calidad de sus suelos y por condiciones climáticas. Pero se necesita de inversiones en industrias para poder desarrollar este potencial”, remarcó.

 

En esa línea, afirmó que “la decisión política de crear una Subsecretaría habla de pensar una mirada integral para un sector estratégico para el país, que planifique en la industrialización teniendo en cuenta buenas prácticas y el manejo de la biodiversidad”, sostuvo la subsecretaria de Desarrollo Foresto Industrial, Lucrecia Santinoni.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE