Crece la tensión en EEUU, tras otra noche de protestas por gatillo fácil contra negros

Varias ciudades de EEUU vivieron el sábado a la noche horas de tensión y violencia cuando miles de personas salieron a las calles a protestar contra los últimos casos de gatillo fácil policial contra afroamericanos y fueron reprimidos, con un saldo final de alrededor de 250 detenidos y cinco oficiales con heridas leves.
La escalada se hizo tan evidente que el presidente Barack Obama decidió este domingo acortar un día su visita a España y volver a Estados Unidos.
Desde Madrid el mandatario reiteró que la violencia policial es “inaceptable” y fue tajante al afirmar que lo está sucediendo en los últimos días “es parte de la tradición de este país”, una referencia clara a los años de segregación racial que marcaron a la potencia.
Uno de los momentos más tensos de la noche se vivió en la ciudad de St Paul en Minnesota, donde cientos de personas marcharon para pedir justicia por la muerte de Philando Castile, el ciudadano negro que murió, sentado en su auto, al lado de su novia y su hija pequeña, acribillado por un policía blanco durante un control de tráfico.
Según la Policía, que intentó dispersar la protesta con bombas de humo y gas lacrimógeno durante horas, al menos 100 personas fueron detenidas, la mitad de ellos por bloquear una autopista interestatal, informó la agencia de noticias ANSA.
Los manifestantes respondieron a la represión policial lanzando petardos, piedras y botellas y, según un comunicado de la Policía, cinco oficiales sufrieron heridas leves. La muerte de Castile fue el desencadenante de una nueva ola de protestas raciales esta semana, junto a la de Alton Sterling, un hombre negro al que dos policías blancos dispararon el martes a quemarropa cuando ya lo tenían reducido en el suelo en Baton Rouge, en el estado de Luisiana.
Tanto los oficiales que mataron a Sterling como el que acribilló a Castile fueron suspendidos y las autoridades locales y nacionales prometieron una investigación federal a fondo.
Sin embargo, las absoluciones de policías acusados de gatillo fácil en los últimos meses despertó una desconfianza inmediata entre las comunidades afroestadounidenses y otros grupos sociales en todo el país.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE