Quiénes firmaron y qué decía el acta de la Independencia hace 200 años

Quiénes firmaron y qué decía el acta de la Independencia hace 200 años

Diputados sacerdotes y abogados estaban entre los que se reunirían en Tucumán para inaugurar un nuevo congreso constituyente. La elección recayó casi siempre en sacerdotes y en abogados, todos hombres de fe y públicos sostenedores de la religión católica. Entre las instrucciones que las provincias -no todas- daban a sus diputados, se encontraba la de “declarar la absoluta independencia de España y de sus reyes”.

Como ya se dijo, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y la Banda Oriental decidieron no enviar representantes. Tampoco asistirían diputados del Paraguay y del Alto Perú, con excepción de Chichas o Potosí, Charcas (Chuquisaca o La Plata) y Mizque o Cochabamba.

De los siete diputados elegidos por Buenos Aires, dos eran sacerdotes: el franciscano fray Cayetano José Rodríguez y el doctor Antonio Sáenz. Completaban la representación, Tomás Manuel de Anchorena, José Darragueira, Esteban Agustín Gascón, Pedro José Medrano, hermano menor del primer obispo de Buenos Aires independiente, y Juan José Paso, patriota de los primeros días.

Por Catamarca, los diputados fueron sacerdotes: Manuel Antonio Acevedo y José Eusebio Colombres a quien, a propuesta del presidente Urquiza, el papa Pío IX designó obispo de Salta en diciembre de 1858, pero no llegó a ser consagrado pues falleció en Tucumán en febrero de 1859.

Córdoba nombró cuatro diputados, entre ellos el presbítero Miguel Calixto del Corro, que no firmó el acta de la independencia por haberle confiado el Congreso una misión ante Artigas. Los otros diputados cordobeses fueron: José Antonio Cabrera, Eduardo Pérez Bulnes y Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera.

Jujuy envió a Teodoro Sánchez de Bustamante y Mendoza a Juan Agustín Maza y al joven Tomás Godoy Cruz, hombre de confianza de San Martín y su vocero en la asamblea.

El único diputado que nombró La Rioja fue el insigne sacerdote Pedro Ignacio de Castro Barros.

Quedaron en la memoria especialmente los representantes de San Juan: Francisco Narciso Laprida y fray Justo de Santa María de Oro, futuro obispo de San Juan.

Representó a San Luis, Juan Martín de Pueyrredón, que al ser elegido por el Congreso director supremo de las Provincias Unidas, cesó en el cargo de diputado.

Santiago del Estero estuvo representada por dos sacerdotes: Pedro León Gallo y Pedro Francisco de Uriarte. También Tucumán envió al Congreso dos sacerdotes: Pedro Miguel Aráoz y José Ignacio Thames.

Por Charcas participó el presbítero Felipe Antonio de Iriarte, que no firmó el acta de la independencia por haberse incorporado al Congreso recién el 6 de septiembre de 1816. Participaron también, Mariano Sánchez de Loria, abogado entonces y futuro sacerdote, José Mariano Serrano y José Severo Feliciano Malabia.

Por Chibchas fue diputado el presbítero Andrés Pacheco de Melo; representó a Cochabamba el médico Pedro Carrazco y por Mizque el abogado Pedro Ignacio de Rivera.

Por Salta fueron diputados el doctor en teología José Ignacio de Gorriti y Mariano Boedo.

Las edades de los congresistas iban de los 25 años de edad, como es el caso de Godoy Cruz, hasta los 63 que ostentaban tanto Uriarte como Rivera. El mismo Narciso Laprida, que bastante maduro aparece en sus tan variados retratos, frisaba apenas los treinta.

Como se ve claramente la presencia sacerdotal en el Congreso de 1816 fue notable. De los 33 diputados, 12 eran sacerdotes al inicio de las sesiones. Otro diputado, Mariano Sánchez de Loria, se ordenó sacerdote en 1817 cuando murió su esposa. Mientras que otros clérigos se incorporaron al Congreso con posterioridad a julio de 1816, tal los casos de Felipe Antonio de Iriarte, Diego Estanislao de Zavaleta, Domingo Victorio de Achega, Luis José de Chorroarín, Gregorio Funes, y José Benito Lascano.

Otro clérigo que marcó su presencia en el Congreso, no como diputado sino como prosecretario de la Asamblea fue el presbítero tucumano José Agustín Molina, que se convertiría en 1836 en el primer gobernador eclesiástico de Tucumán en calidad de vicario apostólico de la diócesis de Salta y elevado a la dignidad episcopal.

El haber elegido las provincias a tantos clérigos, se debió no sólo al hecho de constituir los sacerdotes el sector más culto de la sociedad, sino también a la situación angustiosa que vivía el país, para cuya solución la clerecía inspiraba mayor confianza por su rectitud y ascetismo.

Bien está decir entonces, tomándole la idea a Pueyrredón, que el de Tucumán fue un congreso de doctores, ya en leyes, ya en teología.

 

71cbd849-b86b-47dc-bbcd-2cd9a0d94ac0 dfd1f0e6-173b-47e1-a429-27a90aed92118c06053a-3d19-42a4-8fcd-d81577c0f11d

Acta de la Independencia:

En la benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel del Tucumán a nueve días del mes de julio de mil ochocientos dieciséis: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado, objeto de la independencia de los Pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España; los Representantes sin embargo consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentos, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, Pueblos representados y posteridad; a su término fueron preguntados:

¿Si querían que las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli? Aclamaron primero llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su un nime y espontáneo decidido voto por la independencia del País, fijando en su virtud la determinación siguiente:

Nos los Representantes de las Provincias Unidas en Sud América reunidos en Congreso General, invocando al Eterno que preside al universo, en el nombre y por la autoridad de los Pueblos que representamos, protestando al Cielo, a las naciones y hombres todos del globo la justicia que regla nuestros votos: declaramos solemnemente a la faz de la tierra, que es voluntad unámime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli. Quedan en consecuencia de hecho y derecho con amplio y pleno poder para darse las formas que exija la justicia, e impere el cúmulo de sus actuales circunstancias. Todas y cada una de ellas así lo publican, declaran y ratifican, comprometiéndose por nuestro medio al cumplimiento y sostén de esta su voluntad, bajo del seguro y garantía de sus vidas, haberes y fama.

Comuníquese a quienes corresponda para su publicación y en obsequio del respeto que se debe a las naciones, detállense en un Manifiesto los gravísimos fundamentos impulsivos de esta solemne declaración.

Dada en la Sala de Sesiones, firmada de nuestra mano, sellada con el sello del Congreso y refrendada por nuestros Diputados Secretarios.

Francisco Narciso de Laprida, Diputado por San Juan, Presidente
Mariano Boedo, Vice Presidente, Diputado por Salta
Dr. Antonio Sáenz, Diputado por Buenos Aires
Dr. José Darragueira, Diputado por Buenos Aires
Fray Cayetano José Rodríguez, Diputado por Buenos Aires
Dr. Pedro Medrano, Diputado por Buenos Aires
Dr. Manuel Antonio Acevedo, Diputado por Catamarca
Dr. José Ignacio de Gorriti, Diputado por Salta
Dr. José Andrés Pacheco de Melo, Diputado por Chibchas
Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante, Diputado por la Ciudad de Jujuy y su territorio
Eduardo Pérez Bulnes, Diputado por Córdoba
Tomás Godoy Cruz, Diputado por Mendoza
Dr. Pedro Miguel Aráoz, Diputado por la Capital del Tucumán
Dr. Esteban Agustín Gazcón, Diputado por la Provincia de Buenos Aires
Pedro Francisco de Uriarte, Diputado por Santiago del Estero
Pedro León Gallo, Diputado de Santiago del Estero
Pedro Ignacio Rivera, Diputado de Mizque
Dr. Mariano Sánchez de Loria, Diputado por Charcas
Dr. José Severo Malabia, Diputado por Charcas
Dr. Pedro Ignacio de Castro Barros, Diputado por La Rioja
Licenciado Gerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera, Diputado por Córdoba
Dr. José Colombres, Diputado por Catamarca
Dr. José Ignacio Thames, Diputado por Tucumán
Fray Justo de Santa María de Oro, Diputado por San Juan
José Antonio Cabrera, Diputado por Córdoba
Dr. Juan Agustín Maza, Diputado por Mendoza
Tomás Manuel de Anchorena, Diputado de Buenos Aires
José Mariano Serrano, Diputado por Charcas, Secretario
Juan José Paso, Diputado por Buenos Aires, Secretario.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE