Alexa

Corrientes: procesaron a dos acusadas de integrar una red de trata

El Juzgado Federal de Paso de los Libres procesó con prisión preventiva a dos mujeres acusadas de participar de una red dedicada a la trata de personas con fines de explotación sexual en los prostíbulos «Roxi», también llamado «Puro Movimiento», y «Balizas», conocido asimismo como “Dancing» o «Tropical Pub», y el «Hotel Momentos», ubicados en la ruta 117, entre los kilómetros 5 y 8,5, de esa localidad correntina.
La jueza subrogante Cristina Elizabeth Pozzer Penzo subrayó que la organización criminal estaba integrada por al menos 18 personas, entre los que se encuentran altos funcionarios de la justicia federal y las fuerzas de seguridad, lo que les permitió anticiparse a distintos allanamientos y les brindó protección para su funcionamiento durante años. Además, la magistrada embargó por $100.000. a cada una de las imputadas.
Para Pozzer Penzo, «N. R. L. cumplía dentro de la organización el rol de regente y administración de al menos uno de los locales nocturnos en donde era explotadas sexualmente mujeres en considerable número denominado ‘Baliza’ y/o ‘Tropical Club'». También, explicó que cuenta con los elementos suficientes para considerar que L. A., habría sido «la encargada de las habitaciones linderas al prostíbulo «Balizas», en las que se realizaban los pases y les abría la puerta de las instalaciones a las mujeres prostituídas».

La organización criminal
La jueza subrogante detalló que la banda conformó «un sistema prostibulario integrado por las whiskerías ‘Roxi’ o ‘Puro Movimiento’ y ‘Baliza’ o ‘Dancing’, en los que se ofrecían y realizan los servicios sexuales de las mujeres explotadas sexualmente y un hotel ‘Momentos’, en el que también se habrían concretado los servicios del prostíbulo “Roxi” y en el que, además, se alojaba a las víctimas previamente captadas y trasladadas para su posterior explotación».
Pozzer Penzo precisó también que el «modus operandi» continuó a pesar de los distintos allanamientos que se realizaron tanto en los prostíbulos como en el hotel alojamiento. En ese punto, la magistrada recordó que en la denuncia que dio inicio a la investigación -realizada el 16 de octubre de 2015 a través de la línea 145 del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Personas Damnificadas por el Delito de Trata, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación- ya había sido consignada la «connivencia de la Fiscalía de Paso de los Libres, a cargo del fiscal por entonces en funciones». En el llamado, la voz anónima había indicado que «niñas de aproximadamente 15 años de nacionalidad paraguaya» estaban «un tiempo y se van» y que «si bien se habían realizado allanamientos en el lugar, antes de que éstos se efectúen se les informa a los responsables del prostíbulo sobre cuándo se llevarán a cabo, por lo que tendrían tiempo de sacar a las menores de edad de allí».
Durante la investigación preliminar llevada adelante por el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo, se determinó que «a pesar de los allanamientos que tuvieron lugar en 2014, el prostíbulo Roxi continuaba funcionando», por lo que el representante del Ministerio Público solicitó a la Unidad Especial de Procedimientos y Requerimientos Judiciales (UESPROJUD) de Gendarmería Nacional, con asiento en Paso de los Libres, diversas tareas de inteligencia.
Así las cosas, durante el desarrollo de las tareas investigativas, los efectivos de la fuerza de seguridad denunciaron ante la PROTEX la existencia de otros prostíbulos además de la ‘Whiskería Roxi’ que en ese momento había cambiado su denominación por «Puro Movimiento». Gendarmería añadió que «los otros dos locales se encuentran ubicados a 50 metros sobre la vera de la misma ruta, y que se denominan «La Baliza» -en el que hay mujeres extranjeras, entre ellas colombianas y otras que parecerían ‘africanas’- y ‘Kilómetro de Oro'».

El sistema prostibulario
El prostíbulo «Puro Movimiento» funcionaba de martes a domingo desde las 22 hasta las 5. Las tareas de inteligencia de Gendarmería detallaron que en los «sillones tipo sofá» ubicados dentro del «salón amplio de ingreso», en el que además había una mesa de pool, los «clientes» se sentaban «con las mujeres» que «trabajaban» en el lugar «como damas de compañía». En ese momento, las víctimas explotadas eran seis, «oriundas de diferentes provincias del país (Entre Ríos, Santa Fé, Misiones, etc.) y presentan rasgos y tonadas extranjeras (presumiblemente colombianas)».
La magistrada citó el detalle que realizaron los investigadores sobre el circuito: «El sistema que se empleaba para que los clientes tengan relaciones sexuales con las mujeres consiste en el cobro de una copa cuyo valor es de $100 para que una de éstas se quede sentada haciéndole compañía al cliente, hasta que se termine su propio trago. El valor de la cerveza sería de $120, y para consumar el acto sexual hay que concurrir junto con la mujer al hotel que se encuentra a cincuenta metros del local, llamado hotel ‘Momentos’, lo cual tiene un costo de $720, de los cuales $600 corresponden al valor del ‘pase’ (tal como se denomina a dicha maniobra) por una hora, más $120 por la habitación del hotel».
Durante el transcurso de la investigación, a cargo del Juzgado Federal de Paso de los Libres, a raíz de medidas probatorias solicitadas por Carlos Schaefer y Marcelo Colombo, se han obtenido numerosas pruebas que permitieron arribar a los procesamientos aquí mencionados. En los allanamientos en el local “Balizas”, aquel en el que eran encargadas las imputadas procesadas, había mujeres en situación de explotación sexual tanto de nacionalidad argentina como dominicanas, todas ellas inmersas en una profunda situación de vulnerabilidad.

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Columnas

DEPORTES