Alexa

Mecanización en cosecha forestal, un paso inevitable de Pymes de Misiones para mejorar el rendimiento y la competitividad

 

Los hermanos Aldo, Alfredo y Gerardo Gruber, del Establecimiento Don Guillermo SRL en Eldorado, mantienen vivo su espíritu pionero después de 40 años de experiencia en la industria forestal, y a pesar de los vaivenes de la economía, las políticas de gobierno o del mercado argentino, continúan firmes en sus convicciones para desarrollar una visión del negocio foresto-industrial a largo plazo en Misiones.

 

En una jornada  activa con demostración técnica de una nueva máquina finlandesa de cosecha forestal que se realizó el feriado del lunes 20 de junio, Alfredo y Aldo Gruber, junto a sus hijos, fueron los principales anfitriones de un encuentro de camaradería que concentró a casi cien productores, directivos y profesionales de las principales PyMEs de la región.

 

En la oportunidad, en un predio de plantaciones de pino de su propiedad, en la localidad de Santiago de Liniers y a pocos kilómetros donde tienen instalados la planta industrial del Establecimiento Don Guillermo SRL, realizaron la demostración de una nueva máquina finlandesa de cosecha forestal de alta producción, actividad que fue coordinada con la asistencia técnica de Darío Rodríguez, gerente general de Inderfor SA (sucursal Sudamericana de la marca finlandesa con sede en Rosario), junto a un equipo de especialistas que brindaron respuestas a todas las consultas relacionadas al funcionamiento y rendimiento del equipo al casi centenar de productores, empresarios y profesionales que concurrieron al evento.

“Se trata del primer equipo cero kilómetro que ingresa a la Argentina, un Logman 811-Harvester con cabezal procesador Keto 150 (con capacidad de cortar un diámetro de 55 centímetros), en una nueva versión de seis ruedas. El equipo ya está operativo en Misiones por medio de la fuerte apuesta del Establecimiento Don Guillermo”, señaló Rodríguez.

“Hay otras nueve máquinas que ingresaron en los últimos años en el país, pero son versiones en cuatro ruedas y fueron adquiridas usadas para reducir costos de compra. Sin embargo, estos dos equipos combinados (harvester y cabezal) que adquirió la empresa, forman un equipo de muy alta productividad y bajísimos costos operativos, garantizando un rendimiento notable”, explicó el directivo de Inderfor.

 

En la jornada los técnicos mostraron como estos equipos permiten realizar el sistema de corte a medida, donde el cabezal corta el árbol desde la raíz, apenas a unos centímetros del suelo, lo voltea, y sin soltarlo lo desrama, le quita la corteza, y lo troza en la medida programada con anterioridad, de acuerdo a los requerimientos del aserradero de destino. Una vez trozado, los deja apilados de manera que posteriormente, un forwarder los cargue y los retire de la forestación.

 

En diálogo con este medio, Rodríguez reflexionó en que  “más allá de que se trate de  maquinaria forestal de un costo elevado, y que en el contexto actual del país no se tenga disponibilidad de dinero para invertir, sin lugar a dudas  la mecanización en la cosecha y la extracción forestal es el camino que el productor del NEA deberá tomar, si no es ahora será dentro de un año o cinco años, pero es la la forma que mayor aprovechamiento que puede lograr”, indicó.

 

En la decisión de la incorporación de este tipo de máquinas para la actividad sin dudas hay un proceso interno en la empresa forestal que hay que transitar, desde la capacitación a los operarios hasta la optimización adecuada en el uso de los equipos. “Hay un montón de desafíos y obstáculos, sin dudas, dado que estas máquinas te solucionan problemas pero también te generan problemas nuevos, de todas formas es la manera más óptima de llevar esta actividad adelante para un mayor rendimiento y competitividad, sea para un empresario o como contratista forestal”, aseveró el directivo.

 

Espíritu pionero

En la entrevista con ArgentinaForestal.com  el empresario Alfredo Gruber se refirió a los motivos que llevaron a su empresa a tomar la decisión de concretar esta nueva inversión. “Siempre uno va tratando de innovar y mejorar la competitividad para no quedarse en el camino, y ésta fue la principal razón que nos empujó a concretar la inversión. La compra de la máquina fue posible por medio de un préstamo bancario ya que el equipo nos costó 300 mil euros, que sumado a los gastos de importaciones, aranceles e IVA hay que agregar un recargo de 35% más de costo”, precisó.

Paralelamente, en las últimas décadas y por diversas razones de impacto social, de seguridad y también de costos, el oficio del motosierrista forestal se fue perdiendo en la provincia y las pequeñas y medianas empresas del sector están dando el paso inevitable hacia la mecanización de la cosecha forestal.

“En la actualidad prácticamente ya no existe el trabajador motosierrista, esta situación nos obliga a mecanizar la cosecha forestal, a tecnificarnos”, remarcó Gruber. “Con la incorporación de esta nueva máquina vamos a optimizar las tareas de cosecha minimizando el impacto en terreno”, agregó.


El Establecimiento Don Guillermo se encuentre entre las principales empresas del sector foresto-industrial del país, ampliando su actividad productiva y económica con la integración de nuevas áreas de negocios y la incorporación de valor agregado en los productos de base forestal. En la actualidad tiene un patrimonio integrado de 18 mil hectáreas entre bosques nativos y cultivados. En plantaciones de pinos tienen casi 7.000 mil hectáreas y 2.300 de estas últimas funcionan bajo el modelo del sistema silvopastoril, incorporando ganadería y cría de cerdo.En tanto, las restantes 10.800 hectáreas la familia decidió mantener en su estado natural, como monte nativo, conservando la biodiversidad del entorno.

 

La sociedad empresaria de los hermanos está conformada además del aserradero industrial, por Gruber Hnos. SA y Cabureí SRL (Construcciones de Viviendas y Cabañas), pero su principal negocio es la producción de madera laminada para los mercados internos y externos.

 

La última inversión realizada fue la instalación de una planta cogeneradora de energía a partir de biomasa forestal en el aserradero con una capacidad instalada total de 3 MW, proceso que llevó casi 10 años para su puesta en marcha y que hoy, frente al costo energético y el ajuste impulsado por el gobierno nacional, resultó muy conveniente ya que se autoabastecen con generación propia, logrando el máximo aprovechamiento de la materia prima. “Nosotros advertimos en aquel momento que por el contexto político en el que se vivía donde todo era subsidio, en algún momento se tenía que terminar, ya que entendíamos que el precio de la energía no podía sostenerse y el ajuste en algún momento iba a llegar, por eso nos preparamos. Ahora que llegó el ajuste, nosotros nos autoabastecemos, tenemos incluso capacidad ociosa para consumir más energía”, indicó con satisfacción el empresario.

 

Con respecto al escenario actual del mercado forestal, admitió que se enfrenta un contexto difícil. “El mercado está bastante deprimido a causa del ajuste, y no lo cuestiono”, dijo Gruber. “Todo está bastante quieto en  ventas y comercialización, con tasas elevadas y con un dólar bajo, lo que no deja exportar con la facilidad que nosotros esperábamos. Pero hay que tener fe y esperanza, seguir luchando, esto es lo siempre transmitía  Don Guillermo (recordando a su tío abuelo), siempre para adelante, en momentos difíciles y en momentos más fáciles”, insistió.

 

 

Por Patricia Escobar 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas