La UNaM tendrá una activa participación en la campaña ambiental de concientización de residuos electrónicos

 

Por medio de un convenio firmado recientemente, la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) y Misiones Online afianzaron el acuerdo marco de cooperación vigente con el objetivo de promover un trabajo conjunto para la 1ra Campaña Ambiental de Recolección de Residuos Electrónicos en Misiones.

 

La recolección diferenciada abarcará equipos de computadoras, monitores y pantallas, CPU, mouse, impresoras, cables y conectores, teclados, teléfonos celulares, tablet, aparatos de teléfonos, inalámbricos, DVD´s.

 

Para tal fin, la universidad cooperará para la instalación de puestos de recolección en  una fecha determinada en el mes de agosto, en el Campus Universitario (Ruta 12, km 7,5, Miguel Lanús), en la Facultad de Ingeniería de Oberá y en la Facultad de Ciencias Forestales. “Será una oportunidad para que se sumen todos los vecinos, empresas, escuelas y organismos públicos por la gran cantidad de desechos en desuso que cada día se acumulan en sus hogares, oficinas y comercios”, indicaron desde la organización.

 

De la iniciativa participan el Ministerio de Ecología, Recursos Naturales Renovables y la Subsecretaría de Educación Técnica Profesional del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, del Gobierno de Misiones; la Municipalidad de Posadas, la Cooperativa de Reciclaje Electrónico de Posadas, el Programa de Certificación Huella Verde, y es coordinada por Misiones Online y ArgentinaForestal.com

 

La campaña ambiental contempla un cronograma de actividades de sensibilización y educación ambiental, seminarios técnicos, cursos de capacitación de voluntariado para el día de la recolección, entre otras acciones que darán una visibilidad concreta del problema que representa la basura electrónica para avanzar hacia la construcción de una responsabilidad social colectiva.

 

Miguel López, secretario general de Extensión Universitaria de la UNaM, señaló que “la iniciativa es muy oportuna y con acciones concretas, y agradecemos la convocatoria a participar activamente del cronograma previsto para la campaña, aportando voluntarios para las capacitaciones que deban realizarse para el día de la recolección y de puestos de acopio de los residuos electrónicos”, explicó.

 

López sostuvo que “este trabajo de comunicación y sensibilización será un gran aporte para generar una mejor conducta respecto al comportamiento que debemos tener frente a los desechos que pueden ser reciclables, reutilizables. Aportará a entender cómo manipular residuos peligrosos, y también a cuidar el ambiente, ya que todos los ciudadanos debemos ser conscientes de que los equipos que estamos consumiendo deben tener una disposición final, o aprender a reciclar o dar otros usos”, dijo.

 

Asimismo manifestó que “la campaña iniciada es altamente positiva, va tener un impacto muy bueno en la sociedad y está generando un gran movimiento para que otras instituciones se sumen”.

 

Por otro lado, sostuvo que es necesario que la gente tome conocimiento de que “la responsabilidad de saber qué podemos hacer para cuidar el ambiente vale para toda la cadena, para el que produce los equipos electrónicos, para el que comercializa, el que distribuye y para los consumidores, por es muy oportuno abrir el debate sobre el régimen que debe establecerse para reciclar o dar un destino final a los electrónicos”, concluyó.

 

Sin título-1

 

La basura electrónica es hoy un problema global de contaminación ya que los mismos contienen sustancias químicas y metales pesados como berilio, cromo, cadmio, arsénico, selenio, antimonio, mercurio y plomo, además de oro, plata y cobre.

Cada vez se fabrican más aparatos electrónicos, y con la misma rapidez que se compran también se desechan, generando toneladas de basura electrónica.

 

Anualmente se producen en el mundo entre 20 y 50 millones de toneladas de basura eléctrica y electrónica. En 2012 había 6 mil millones de teléfonos celulares en todo el planeta, cada vez con menor vida útil, producto de los avances tecnológicos y las lógicas del consumo.

 

A su vez, en el país cada argentino produce 6,9 kilos de basura electrónica, por encima de los 5,9 de 2009. Y se estima que al 2018 la cifra trepará a 7,8 kilos por persona.

 

En este contexto, aún no hay una ley en el país que establezca responsabilidades y regule la gestión de los desechos eléctricos y electrónicos. Producir, consumir y descartar es inevitable, la diferencia puede estar marcada en la forma que lo hagamos con el compromiso del Estado, consumidores y fabricantes de estos aparatos.

 

Por otra parte, la recolección, reutilización y reciclado de materiales electrónicos se convierte en un círculo virtuoso de valorización: genera trabajo digno, aporta a reducir la contaminación del ambiente y abre nuevas oportunidades de negocios y comercialización con su reutilización.

 

Los materiales que se recolecten en la “1era. Campaña Ambiental de Recolección de Residuos Electrónicos en Misiones” serán donados para su clasificación  y reutilización a escuelas técnicas, cooperativas y asociaciones que se interesen en recibir los equipos para dar un fin de reciclaje.

En julio, en el marco del lanzamiento de la campaña, se organizará entre todas las instituciones participantes de la iniciativa un seminario sobre valorización ambiental, económica y social de los residuos electrónicos con exposiciones de experiencias públicas, privadas y de organizaciones sociales con aportes que permitan debatir sobre distintas visiones los  problemas, experiencias y propuestas de soluciones.

En tanto, la actividad finalmente de recolección se realizará en agosto, convocando en un mismo día a la comunidad de Posadas, Oberá, Eldorado y Puerto Iguazú a sumarse a acopiar los equipos en los puestos disponibles que se habilitarán en el marco de la 1ra Campaña de Recolección de Residuos Electrónicos en Misiones

 

Por Patricia Escobar 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE