Iguazú en Concierto: madre e hija con la música en la sangre

Iguazú en Concierto: madre e hija con la música en la sangre

Isabel y Yulianhe, son madre e hija, aunque independientemente del vínculo sanguíneo, están unidas por la pasión por la música que está en su genética. Como desde hace algunos años, participaron el último fin de semana del Iguazú en Concierto, la hija como ejecutora de la flauta dulce e Isabel como madre acompañante en esta oportunidad.

Isabel Fuch tiene 34 años, es profesora de música y de guitarra. Yulianhe, con solamente 17 años, cursa el segundo año de abogacía y además integra el Centro de Educación Musical. Ambas son oriundas de Panambí, pero desde hace algunos años residen en Oberá.

Yulianhe es integrante del Centro de Educación Musical que cuenta con aulas satélites en toda la provincia. En el marco del Iguazú en Concierto se mezcló con las diferentes delegaciones de la provincia, la orquesta de Grillitos Sinfónicos, y delegados de más de 20 países. El domingo brindaron un concierto con un show deslumbrante con la mega orquesta.

Isabel conoce la música desde muy pequeña. Sus bisabuelos son inmigrantes europeos y trajeron toda la cultura musical. Desde chica en su casa se tocaban instrumentos como el bandoneón, la guitarra, el acordeón, el violín. Para ella siempre fue un sueño que en algún momento los niños aprendan de los instrumentos que no son tan comunes como un acordeón. Este sueño lo puede cumplir hoy como profesora en una de las delegaciones del CEMU. Desde allí puede llevar la música y los conocimientos de otros géneros, ritmos, e instrumentos a las nuevas generaciones. “Nunca pensé cuando era chica, que esto estaría pasando en mi pueblito, Panambí”, dice emocionada.

Yulianhe se crió rodeada de música, desde chica soñaba con tocar la flauta traversa, pero en ese momento ni en Panambí ni en Oberá, había profesores de este instrumento, y era casi imposible conseguirlo. Por lo que decidió primero aprender a ejecutar la guitarra, luego la batería, y hasta el piano pero ninguno de estos instrumentos la terminaba de convencer. Hasta que un día acudió a un encuentro de tango en el cual participaba su primo, y conoció a Yanina Sniechowski profesora de flauta y actual directora de orquesta de Panambí. Con ella, a los 13 años comenzó a tocar la flauta. Este fue su cuarto Iguazú en Concierto.

Para Isabel participar en el Iguazú en Concierto es un sueño hecho realidad. “Hoy que me den un triangulito (sin despreciar a ningún instrumento), magnifico, estar en el escenario con ellos haciendo música, hoy verla a ella haciendo eso es lo que soñé para mi pero cuando tenía su edad no existía, es algo muy lindo, muy gratificante y ojalá que pueda seguir”

El Cemu tiene aulas satélites en diferentes puntos de la provincia y las clases son gratuitas, además de brindar la posibilidad a aquellos jóvenes que desean estudiar y no poseen el instrumento para iniciar las clases.

Yuli sostiene que “la música es parte de mi, no me imagino abandonando, dejando de tocar, cantar, practicar, no me veo nunca dejando de hacer lo que más me gusta, lo que más me llena. Somos adolescentes de 17 o 18 años, y hay nenes de 5 o 6 años y compartimos el mismo escenario, la música nos une, aunque tenemos diferentes edades, gustos musicales, personalidades, nos unimos tocando una misma partitura, a través de la música conocés a personas grandiosas, lo que se comparte es el idioma musical”, explica.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE