La Nación ratificó subas energéticas con un tope de 500 por ciento

La Nación ratificó subas energéticas con un tope de 500 por ciento

El gobierno nacional ratificó a los gobernadores que el tarifazo energético seguirá vigente, aunque con topes de 500 por ciento para el gas y una tarifa social de 300 KwH/mes para los usuarios residenciales de las provincias del noreste argentino que no tienen acceso al sistema troncal de transporte de gas natural (Chaco, Corrientes, Formosa y Misiones).
Ese fue el resultado de las reuniones que mantuvieron ayer el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y de Energía, Juan José Aranguren, con un grupo de gobernadores y ministros de economías de varias provincias. En el caso de Misiones, fue representada por el secretario de Hacienda, Adolfo Safrán.
Las provincias del NEA plantearon una serie de medidas que quedaron en estudio. Misiones, Corrientes, Chaco y Formosa, habían consensuado un pedido común para que la región tenga un régimen de precio estacional que baje en el periodo estival para todas las categorías (así como el gas tiene para invierno) y una compensacion especial de tarifa para todo el año para clubes, hospitales, Organizaciones No Gubernamentales y algunas actividades productivas puntuales.
También se pretendía el compromiso de Nación de financiar obras de energía con contrapartida de las provincias de reducir pérdidas técnicas y cambios en la gestión operativa de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) que aplica intereses por mora a las distribuidoras pero no paga intereses por lo que debe de convergencia.
Frigerio y Aranguren ratificaron la tarifa social doble para el NEA a partir de este mes y para el caso de las empresas electrointensivas que compran la energía a las distribuidoras, un descuento de 20 por ciento en su tarifa de generación con el “objetivo de mantener el nivel de producción y las fuentes de trabajo”.
«A pedido expreso del gobernador Hugo Passalacqua se plantearon los cuatro puntos acordados para gestionar beneficios para Misiones. Aranguren se comprometió a revisar los intereses que percibe Cammesa a las distribuidoras cuando por la deuda de convergencia no genera intereses a favor de las distribuidoras y en cuanto a la tarifa estacional para el periodo estival asumieron el compromiso de trabajar una propuesta, sabiendo que disponen de tiempo para esto», explicó Safrán, quien destacó que Misiones se diferenció del resto de las provincias al subsidiar la energía para el sector empresario lo que evitó una crisis más profunda.
El secretario de Hacienda indicó que las empresas electrointensivas y otras actividades en las cuales el costo energético sea relevante tendrán una bonificación del 20 por ciento del total de la tarifa, lo que es una suma relevante. «Las provincias quedamos en enviar propuestas de sectores económicos comprendidos en esta situación», adelantó.

«El balance es positivo. Habrá una próxima reunión la semana que viene para avanzar en una tarifa especial para Pymes electrointensivas y sectores especiales y otros temas», adelantó.

El titular de la cartera económica señaló que «el único tema que quedó en analizarse más adelante es el tema inversiones que pueda financiar Nación».

En cuanto a clubes de barrio la Secretaría de Deportes implementará un subsidio para aquellas instituciones que cuenten con hasta 2.000 socios, hasta tanto se reglamente la Ley 27.098 de “Régimen de Promoción de los Clubes de Barrio y de Pueblo”. Mientras tanto, a estos segmentos de usuarios también se le aplicará el tope de 500% de aumento en el servicio de gas en todo el país.
La propuesta de Nación tampoco conformó a la Confederación Argentina de la Mediana Empresa que emitió un duro comunicado en el que insisten en que aún implementando un tope de 500 por ciento en las subas, “muchas empresas quedarían fuera de mercado y competencia y se verían obligadas a replantear su negocio”.
“El problema es sencillo: el comercio, la industria, los servicios, el agro, atraviesan una coyuntura muy delicada donde las ventas están cayendo a niveles insostenibles, con muchos empresarios analizando la posibilidad real de cierre o achicamiento. En ese contexto, sólo hay margen para una suba gradual de tarifas, donde los precios se vayan sincerando en un período de mínimo dos años, que de tiempo para que la economía y las empresas puedan ir recuperando su actividad. Pero a su vez, ese gradualismo debe definirse contemplando tres categorías: a) Pymes con baja incidencia de la luz y el gas en sus costos, b) Pymes con incidencia media, y c) Pymes con incidencia alta”, señaló la entidad.
Puso como ejemplo una empresa de uso intensivo de gas, donde ese recurso tiene una incidencia del 20% en sus costos de producción, un aumento de 500% en la tarifa le genera una suba de 100% en sus costos totales, dejándola fuera de competencia porque no tiene posibilidad ni de absorber ese incremento ni de trasladarlo a precios.
“Hay muchos casos para graficar. Como el de una fábrica de cerámica de Chubut, que pasó de pagar $33.400 de gas en abril a $421.000 en mayo. Aun con un tope de 500% pagaría $200.300, que en un contexto donde sus pedidos de producción se frenaron, no tiene posibilidad de afrontar”, indicaron.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE