Martínez se abstuvo de declarar y seguirá preso en la comisaría Segunda

Martínez se abstuvo de declarar y seguirá preso en la comisaría Segunda

Ángel Ramón Martínez (20), el joven sindicado como el responsable del trágico choque ocurrido el domingo que le costó la vida a dos personas, se abstuvo de declarar ante el juez de Instrucción Tres, Fernando Verón.
El joven fue imputado del delito de «doble homicidio culposo en accidente de tránsito» y, por orden del magistrado, seguirá alojado en calidad de detenido en la comisaría Segunda de la avenida Tambor de Tacuarí.
Martínez designó como abogado a Hugo Zapana y a un colega de este, quien fue al que estuvo en la audiencia de esta mañana. A primera hora de la mañana, las autoridades de la Segunda elevaron al juzgado el sumario que iniciaron por el episodio y llevaron al detenido al edificio donde se encuentra el despacho de Verón, sobre la Calle Santa Fe, casi Buenos Aires.
Al ser convocado por el magistrado, le detallaron del delito que le acusan: matar sin haber tenido la intención de hacerlo. Y luego se le preguntó si quería declarar. Respondió que no. Al poco tiempo regresó a la celda en la que está detenido desde el domingo por la tarde, cuando lo llevaron desde el hospital Madariaga, lugar en la que recibió las primeras curaciones tras el choque.
Martínez conducía un Toyota Etios por la avenida Centenario de Oeste a Este. Lo acompañaba un amigo, Germán Aranda (20). A la altura de San Martín, perdió el control del coche y este dio de lleno contra un remis Renault Sandero, que esperaba el verde del semáforo para avanzar hacia el Oeste al mando de Abelardo Benítez (47), quien transportaba a tres pasajeras. Benítez y una de las mujeres, Lidia Rodríguez (35), perdieron la vida a raíz del impacto, que fue brutal: ambos vehículos terminaron destruidos.
Verón dispuso una minuciosa pericia accidentológica sobre ambos rodados. En paralelo, empezará a tomar las declaraciones a los testigos. En primer término comparecerán quienes sobrevivieron al choque. Hasta el momento, lo que trascendió de fuentes del caso es que el exceso de velocidad del Toyota desencadenó la tragedia.
Martínez tenía 0,69 de alcohol en sangre al momento del hecho. Violó la ordenanza que establece alcohol cero al volante y también la Ley Nacional de Tránsito que solo tolera una graduación de 0,5.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE