El exceso de velocidad y alcohol, desencadenante de la tragedia de Centenario y San Martín

El exceso de velocidad y alcohol, desencadenante de la tragedia de Centenario y San Martín

Si bien recién en los próximos días recién serán remitidos al juez de Instrucción Tres, Fernando Verón, los resultados finales de las pericias accidentológicas, trascendió que la suma del alcohol y el exceso de velocidad en el cruce de avenidas fue el desencadenante de la tragedia vial que el domingo se cobró dos vidas en Posadas.
Àngel Martínez (20), el conductor del Toyota Etios, que se llevó por delante un remís Renault Sandero en Centenario y San Martín, habría intentando alcanzar el último destello del verde del semáforo y al imprimirle demasiada velocidad al coche perdió el control. El conductor del Toyota está detenido y se le detectó 0,69 gramos de alcohol en sangre, cuando la exigencia para manejar en Posadas es de cero.
El auto del muchacho arrastró casi cien metros al otro vehículo, cuyo conductor, Abelardo Benítez (47), no tuvo tiempo de hacer absolutamente nada para evitar el impacto, puesto que se hallaba estacionado, esperando que le habilitaran el paso para seguir camino hacia el Oeste.
El Etios venía por Centenario en dirección al centro. Acompañaba a Martínez Germán Aranda (20). El testimonio de este joven será clave para la investigación, al igual que el de las personas que iban en el remís y lograron sobrevivir.
El remisero Benítez y una de sus pasajeras, Lidia Raquel Rodriguez (35), murieron como consecuencia del trágico choque. Dahiana H. (23) y Yesica A. (30), aunque lesionadas, pueden contar la historia.
Martínez está en calidad de detenido, acusado del delito de doble homicidio en accidente de tránsito. Seguirá en esa condición hasta que el juez Fernando Verón defina su situación procesal.
Verón es el mismo magistrado que investigó el accidente que tuvo como protagonista a otro conductor imprudente, Gonzalo Slámovits (32), quien al mando de su VW Golf, el 7 de febrero del año pasado, atropelló y mató a Yanina Claribel Galarza, de 20 años, y Gladys Mabel González, de 27, quienes volvían a su casa del barrio San Isidro luego de haber ido a bailar.
Slámovits desató la tragedia con 1,13 de alcohol en sangre. Estuvo detenido durante nueve meses, gran parte de los cuales estuvo internado por las graves lesiones que sufrió.
Martínez está alojado en la comisaría Segunda, con jurisdicción sobre la zona donde ocurrió el accidente.
La noche empezó temprano para los dos jóvenes que desencadenaron la tragedia. A las 19.10 del sábado Germán Aranda posteó en una red social una foto en la que se veían varios packs de latas de cerveza. “Sábado en proceso”, dice el epígrafe, en el que enlazó a Ángel Martínez.
El nuevo homicidio en tránsito, a un mes de sancionada la ordenanza de Alcohol Cero en Posadas despertó la indignación social. “Los familiares estamos todos destruidos”, contó Franco Benítez, es hermano de Abelardo Benítez quién falleció ayer tras el accidente en Centenario y San Martín. Manifestó que “es algo inexplicable uno sale a trabajar y por culpa de unos irresponsables pasen estas cosas. Hay muchas versiones, dicen que el chico que manejaba el auto tiene plata y que va a salir, eso te hace sentir impotente, no sabemos qué hacer”, sostuvo.
Francisca es la madre de Lidia, la mujer de 35 años que iba en el remis y perdió la vida cuando fue impactado por el Toyota Ettios donde su conductor Ángel Martínez (20) tenía 0,69 de alcohol en sangre. En un relato desgarrador, pidió de forma desesperada que se haga justicia. “Me arruinó la vida, estoy destrozada. Dejó a cuatro hijos sin madre. Los chicos están por el piso. Pido cárcel para toda su vida”, manifestó.
“Ella era el sostén, de alquiler, los mandaba al colegio. Ella trabajaba en la empaquetadora de yerba, ahora era organizadora de eventos”, contó sobre su hija.
“El tipo estaba borracho en el volante, no sé como no hay control, dicen alcohol cero y es como una burla. Los tipos que tienen autos de alta gama dicen yo tomo porque total tengo plata. A lo mejor no tiene corazón. Cómo va a destrozar una familia de esa manera, yo tengo la vida hecha pedazos. Ella a lo mejor no es adinerada pero era una mujer trabajadora”, expresó.
Entre llantos se preguntó sobre cómo seguirá sola con sus nietos “no sé cómo voy a hacer, yo soy una persona pobre, tengo 62 años. Tengo una pensión”.
Pido cárcel para toda su vida, a algún juez que me está escuchando que por favor se ponga los pantalones, este tipo no tiene que estar ni arriba de una bicicleta, dejó una mujer con cuatro hijos solos”, afirmó.
Dahiana Hipólito (23) es una de las sobrevivientes de la tragedia vial ocurrida el domingo en San Martín y Centenario. “No hay palabras para detallar lo que pasó”, afirmó y dijo que recién este lunes le contaron que su amiga Lidia Raquel Rodriguez (35), madre de cuatro hijos, había sido una de las víctimas fatales.
“Todo el tiempo estuve consciente. Tuve un corte en la cara y me llevaron al hospital y no sabía nada. Yo venia con el celular en la mano, justo detrás del conductor. En determinado momento, escucho que las chicas dicen ‘mirá ese’. Entonces miro para el costado y veo las luces del otro auto y siento el golpe”.
Dahiana dijo que vio al conductor del auto Toyota Etios que desencadenó la tragedia, Ángel Martínez (20). “El chico estaba bien. Le salvé la vida a mi amigo, es lo único que decía. Tres veces le preguntó la Policía si había tomado alcohol y no respondió.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE