Más de 300 prácticas realizó  el centro kinesiológico del Samic de Leandro N. Alem en abril

Más de 300 prácticas realizó  el centro kinesiológico del Samic de Leandro N. Alem en abril

Un total de 317 prácticas kinesiológicas realizo en el mes de abril el Centro de Rehabilitación Kinesiológico dependiente del Hospital Samic Nivel II de Leandro N. Alem al ampliar el horario de atención por la tarde.

La implementación desde el mes pasado en doble turno de atención logró incrementar en más del 20% la cantidad de pacientes  en el mes de abril  entendiendo que la dinámica del sector requiere un espacio de tiempo que ronda los 30 minutos por paciente .

“El servicio que presta el centro de kinesiología es  un espacio de fortalecimiento no solo de músculos o articulaciones sino un lugar para volver a tener una esperanza de mejorar la calidad de vida. Parece una obviedad, pero en ello tienen mucho que ver las dos únicas profesionales en kinesiología con que cuenta el servicio Annelise Sthal y Mónica Heppner, a quienes sus propios pacientes las definen como mujeres que “nos ayudan y nos atienden siempre bien” decían sus pacientes en una recorrida por el lugar en plano trabajo”, comento el Director  del Hospital, Matias Sebely.

 

“Volver a nacer”

Arturo López (53) es uno de los tantos pacientes que asisten al centro de  rehabilitación , además es uno de los miles de personas que son parte de estadísticas de accidentes, atenciones y que también está dentro de las mediciones de quienes son atendidos en el Centro de Rehabilitación del Samic Alem.

Este hombre, remisero de profesión, sufrió un fuerte accidente en el mes de enero al ingresar a la tercera trocha de la ruta nacional 12, a la altura de la localidad de Santa Ana, y trasladado de urgencia al Hospital Madariaga donde sus familiares se enfrentaban a la noticia de que “me daban una muy escasa probabilidad de vida” recuerda el mismo y agrego  “me tuvieron que reacomodar todos los intestinos, me cortaron todo el tórax y el costado para entubarme y al cabo de un mes me derivaban al Samic de Alem donde me atendieron como si fuera un hotel 5 estrellas, la gente de acá es increíble” decía López.

Pero luego de cicatrizadas las heridas vendría una nueva etapa: la rehabilitación y con ella el trabajo profesional y de paciencia de las kinesiólogas “que agradezco con todo lo que tengo por la forma que no me dejaban de insistir, incentivar, ayudar y no dejar que me quede postrado para toda la vida” recuerda Arturo.

Por su parte  una de las  Kinesiologas que  lo asiste Mónica Heppner  comento  es  “un paciente que tuvimos que trabajarlo mucho porque su pronóstico no era bueno, pero no le dejamos que se quede quieto y se quejaba y decía que no podía pero nosotras siempre le hacíamos hacer los ejercicios” sostenía la profesional y López asentía con lágrimas en los ojos mientras recordaba.

Como tantos, detrás de “ser”  un número en las estadísticas, siempre hay un nombre y apellido, una historia de servicios que llegan a cumplirse en tiempo y forma y que para Arturo López y significó, como él mismo lo define, “una nueva oportunidad para vivir”.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE