Darán a conocer a las partes las pericias telefónicas del caso Lucía Maidana

Darán a conocer a las partes las pericias telefónicas del caso Lucía Maidana

El jueves darán conocer un informe telefónico sobre las pericias hechas a los celulares incautados en el marco del asesinato de Lucía Maidana, la universitaria de 23 años que fue encontrada sin vida alrededor de las 21.45 del 6 de abril de 2013, luego de que los vecinos se percataran de había un incendio en el departamento dos que alquilaba la chica sobre la calle Estado de Israel 3495, en el barrio Villa Urquiza de Posadas. Horas después la autopsia determinó que la estudiante de Capioví había sido asesinada a golpes. La castigaron duramente en el cráneo con un martillo u objeto similar. Los forenses también dieron con indicios de abuso.
Antes de incendiar el departamento intentando borrar pruebas, el asesino limpió las manchas de sangre con un trapo de piso y hasta se habría bañado antes de escapar. La prueba de luminol develó sus movimientos.
De la audiencia en el juzgado de Instrucción Uno, que comenzará a las 8, participarán la Fiscalía, la querella y la defensa de Nicolás Sotelo (a cargo de Alejandro Jabornicky y Alberto Kuhle), el único imputado. En la ocasión, las partes también serán informadas acerca del rechazo del pedido de sobreseimiento del acusado, dispuesto por el magistrado Marcelo Cardozo. Fue el segundo pedido de sobreseimiento que plantea el sospechoso. El primero, también rechazo, está en casación en el Superior Tribunal de Justicia.
Fuentes del caso indicaron que el trabajo pericial apuntaba a establecer la ubicación de los celulares al momento del hecho.
Sotelo es un ex estudiante Antropología que había tenido problemas con la víctima y su hermana Felicitas. Sin embargo, un cotejo entre su ADN y el que se consiguió en base al material genético recabado en el escenario del crimen dio negativo, por lo que no pudieron vincularlo con el hecho.
El muchacho estuvo preso durante un mes en 2013. Un año y medio después, otro estudiante, Mauricio Alegre, contó que Sotelo arrojó sobre el techo de un jardín de infantes de la calle Tucumán un juego de llaves y que se jactó diciendo que eran del departamento de Lucía. Una pericia comprobó que efectivamente esas llaves son de la pieza que alquilaba la estudiante. Precisamente es este el indicio del que se aferra el juez Cardozo para rechazar una y otra vez que el sospechoso sea desvinculado definitivamente del caso.



Quizás tambien le interese...