Empresarios madereros advierten que hay riesgo de despidos

Empresarios madereros advierten que hay riesgo de despidos

Indicaron que disminuyó la demanda en el mercado interno y que los costos de producción y logística son demasiado altos para exportar, aun con el peso devaluado. Afirman que los aumentos en la tarifa eléctrica y los combustibles perjudicaron a la industria. Se multiplican las suspensiones, reducciones de horarios y vacaciones forzosas y no descartan que haya despidos.

El presidente de la Asociación Maderera, Aserraderos y Afines del Alto Paraná (Amayadap), Cristian Gruber, calificó como “complicada” a la actualidad de la actividad forestoindustrial de la región. Afirmó que se combinaron una baja en las ventas y un incremento en los costos, lo que puso al sector en crisis y mantiene en riesgo a miles de empleos, especialmente en la zona Norte de la Provincia.

Explicó que la demanda del mercado interno se retrajo, al tiempo que las exportaciones no aumentaron pese a la devaluación de fines del año pasado y la quita en las retenciones. Explicó que a las industrias misioneras les resulta muy complicado vender al mundo porque el constante crecimiento en los costos internos mina la competitividad de la producción local frente a oferentes de otros países.

“El costo logístico es uno de los factores que más nos perjudica para salir al mercado internacional. Estamos al doble o hasta al triple de lo que paga una empresa en Brasil para colocar su mercadería sobre el barco. A eso hay que agregarle la cuestión inflacionaria y que varios de los productos forestales que son los de mayor consumo a nivel mundial registraron una caída de precios que van del 5 hasta 30 por ciento”, remarcó.

Señaló que el sector guarda expectativas en que las compensaciones por costos en los fletes previstas en el Plan Belgrano se destinen también a la industria forestal de Misiones, lo que todavía no está del todo claro ya que funcionarios nacionales habían afirmado que dicho beneficio iría solamente a las provincias del NOA.

Además de los fletes, el aumento de la tarifa eléctrica también incidió negativamente en la economía del sector. “Hay mucha preocupación por el costo de la energía. Si bien hay un subsidio de la Provincia, eso es solamente un beneficio de corto plazo”, indicó.

Uno de los segmentos más golpeados es el de las fábricas de terciados y compensados fenólicos, ya que fueron afectados por el ingreso de productos importados de costos menores. Gruber advirtió que aunque las importaciones volvieron a cerrarse, las empresas todavía están afectadas porque los importadores aprovecharon los meses en los que se suspendieron las licencias no automáticas para almacenar grandes cantidades de material. “Hoy hay un sobrestock de producto importado, por eso no despega la demanda. Se calcula que en unos dos meses se terminaría ese stock, pero dos meses puede ser mucho tiempo en estas condiciones”, remarcó.

Reconoció que hay riesgo de que se produzcan despidos y que para evitarlo, se tomaron medidas como reducciones de horarios, suspensiones o vacaciones.

JRC EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE