Démosle herramientas a Juancito

Démosle herramientas a Juancito

“Hoy sin alcohol cero, Juancito le dice a su papá. –Papa vos estas por manejar, no tomes. Y el papa de Juancito, hoy  le puede contestar. –Tranquilo Juancito, papa puede tomar una copita de vino. Porque esa permitido hasta ahí”. Con este ejemplo al estilo cuentito. El Vicegobernador de la provincia, abrió su discurso en el foro metropolitano, realizado el día viernes último, en la Estación Vía Cultural de la Costanera.

 

La llegada de este tópico y la presencia de importantes agentes de la cartera provincial, así como del intendente de Posadas, de Garupá y su par de Encarnación. se da en un marco de siniestralidades, que el mismo Oscar Herrera Ahuad, ha llamado “epidemia de muertes por conducir bajo la influencia del alcohol”.

 

El debate ha trascendido claramente posturas técnicas y/o políticas. Y como pasa en estos días donde lo importante se viraliza, ha llegado al común de la gente y desde las redes sociales logro la “explosión” del asunto a un plano casi universal en la provincia.

 

Quizá por esto el Vicegobernador “cuelga la ropa a la altura que todos/as puedan descolgarla” (habla para se entienda el tema claramente).

 

Por eso y porque lo que se busca con la aprobación de una ordenanza es crear conciencia. Y ganarle al tiempo, porque el tiempo es, en estos casos, sinónimo de vida. Vida  que vinimos resignando los misioneros día a día. Tiempo, horas, minutos y hasta segundos aquí cobran un valor incalculable. A menos que alguien pueda calcular cuánto vale una vida. O si la falta de elementos técnicos o recursos, son motivos para no comenzar una campaña que pueda ser un gran aporte a este problema.

Una campaña que cuente con la herramienta de una ordenanza, de toda una ciudad y luego una provincia puesta al servicio de la solución de esta “epidemia” de muertes.

 

Hoy en esas mismas redes sociales, los vecinos de Misiones se pelean hasta los malos tratos (verbales) al pie de las trágicas noticias, por definiciones como: “fue un accidente”; “que accidente si este es un asesino”; “podrías haber sido vos”. Pero la realidad es que la herramienta  no está puesta en marcha.

 

Cuando se comenzó a exigir apoya cabezas en los coches e incluso cinturones de seguridad, había marcas de autos que no los tenían, en el caso de los apoya cabeza, incluso de fabrica. Hoy no solo todas las marcas y modelos los traen, sino que la norma en Argentina, es que todos los vehículos deben tener de fábrica sistema de frenos ABS, AIRBAGS y obviamente cinturones.

 

El uso del casco en las motos, sin ir más lejos, no hace falta trasladarse muchos kilómetros para ver que Misiones es vanguardia en el noreste argentino, en esta exigencia.

 

Pero porque se contó con ordenanzas que derivaron en campañas, en la puesta en marcha del parque vial y los agentes de tránsito para concientizar y castigar en los casos necesario, en el caso del uso del casco.

 

Y así la posibilidad de impartir conciencia, sobre todo en las escuelas y el hogar (ámbitos claramente formadores de los futuros actores de nuestra sociedad) debe existir debe ser concreta. Se debe reglamentar.

 

Porque Juancito tiene que llegar a su casa y si ve un vaso con vino en la mesa, poder decir como algo natural –“viste papa lo que se reglamento acá, ahora si vos estas por tomar aunque sea un poquito así, no podes usar el auto”.

Y aunque el refrán diga que el árbol nunca “dejo sin palabras” al perro. Esperemos que esta vez sea al revés.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE