Caso D’Amico: la jueza de Alem se declaró incompetente y la causa pasa a un juzgado de Oberá

Caso D’Amico: la jueza de Alem se declaró incompetente y la causa pasa a un juzgado de Oberá

La jueza de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem, Selva Raquel Zuetta, se declaró incompetente en la causa por el asesinato de Nicolás D’Amico (34). ¿Por qué? Porque entiende que el crimen no sucedió en su jurisdicción, sino en Oberá. Por eso, el expediente pasará al juzgado que estaba de turno en octubre en la Capital del Monte cuando se produjo el hecho: el Instrucción Dos, a cargo de Horacio Heriberto Alarcón.
Motivó la decisión de la magistrada el cúmulo de pericias y el resultado de la autopsia practicada a la víctima.
El registro de llamadas entrantes y salientes; el informe de las celdas de telefonía celular que ubicó a los sospechosos en Oberá, de acuerdo al activado de sus teléfonos; la pericia de luminol, que situó como escenario del crimen la carnicería que visitó por último D’Amico. Todo esto apunta al negocio de la avenida Las Américas como el escenario del crimen. Por eso, la jueza Zuetta concluyó que la investigación la tiene que seguir su colega obereño.
Zuetta intervino porque el coche VW Bora de D’Amico, un preventista de carne bonaerense radicado en Alem pero que recorría toda la Zona Centro, apareció quemado en el paraje El Chatón, la noche del 30 de octubre del año pasado.
Sin embargo, apenas empezaron las pesquisas, se determinó que el último sitio donde estuvo D’Amico antes de aparecer calcinado en el baúl de su auto fue la carnicería de Diego Benegas, un comerciante que tenía con D’Amico una deuda superior a los 350 mil pesos, según las declaraciones que constan en el expediente.
Este mes, la Policía y la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial detuvieron a ocho personas: Diego Benegas (33), Gustavo Germán Benegas (29), Guillermo Andrés Burkiewicz (28), Jhonatan Emanuel Gutiérrez (23), Ramón García, Vanesa (ex mujer de Diego), el aspirante de la PNA Diego Orlando Gutiérrez y un cabo de la Policía, que prestaba servicios en la División Montada de la Unidad Regional Dos de Oberá.
Para los detectives, Benegas, con uno o dos cómplices, mató al preventista para no pagarle la deuda.
Dos de los imputados, un empleado y un ex trabajador del negocio, complicaron al carnicero. Dijeron que él ultimó a D’Amico a barretazos el 30 de octubre.
Además de Benegas, otros dos sospechosos son los más comprometidos, porque se sospecha que ellos lo ayudaron a deshacerse del cadáver y a borrar la evidencia incendiando el coche.
El resto de los imputados también tendría distintos grados de responsabilidad, aunque secundaria.
Fuentes del caso indicaron que ya se hizo todo el trabajo pericial y se tomaron las indagatorias, al juez Alarcón le tocaría expedirse sobre la situación procesal de los ocho sospechosos: a quién le correspondería la prisión preventiva y a quiénes la excarcelación.

MAS
EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE