Té: Industriales mejoraron 47% sus precios pero trasladaron apenas 11% a los productores

Té: Industriales mejoraron 47% sus precios pero trasladaron apenas 11% a los productores

En el primer bimestre de 2016, el valor promedio en pesos del té exportado desde la región aumentó 42% en comparación al último bimestre del año pasado. El sector además se vio beneficiado con la quita de las retenciones, que eran de 5%. Para los productores la mejora en los precios tras la devaluación apenas alcanzó el 11%, lo que modificó la forma en que se distribuyen los ingresos que genera la actividad: a fines del año pasado los productores se quedaban con 31,5% del total, hoy con el 24,2%. Esa caída en la participación del sector primario en los beneficios, se traduce en 108 millones de pesos por año que pasaron de manos de los productores a las de los industriales.

Las condiciones impuestas por el Gobierno nacional a partir de fines de diciembre del año pasado beneficiaron de manera directa a los sectores exportadores: la quita en las retenciones primero, y luego la devaluación de la moneda, multiplicaron los ingresos de las empresas de ese rubro de manera inmediata, sin embargo en muchos casos esa mejora no se trasladó a todos los eslabones de las cadenas productivas.

El caso del té es paradigmático, mientras que la cantidad de pesos que los exportadores obtienen por cada tonelada que envían al exterior aumentó 47 por ciento, los precios que pagan a los productores de brote verde se incrementaron solo en 11 por ciento.

Según datos de la Afip, el valor promedio por kilo exportado en enero y febrero de este año, fue de 1,27 dólares, equivalente a 18,16 pesos a cotización actual del dólar comprador, mientras que durante el último bimestre del año pasado el precio fue de 1,33 dólares, equivalentes a 12,72 pesos a cotización de ese período. Aunque los precios bajaron en dólares, aumentaron significativamente en pesos, a causa de la fuerte devaluación.

La variación de precios entre los dos bimestres, medida en pesos, fue de 42,5 por ciento, pero si a ese porcentaje se suma lo ganado por el sector gracias a la quita en las retenciones, la mejora en los ingresos de los industriales exportadores llega a 47 por ciento.

Los valores del brote verde, en cambio, aumentaron mucho menos, apenas un 11 por ciento, según datos aportados por la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam). Cristian Klingbeil, vicepresidente de dicha entidad, explicó que mientras que el año pasado el precio oficial era de 90 centavos de peso por kilo de brote verde, hoy en el mejor de los casos se consigue 1 peso y difícilmente se consiga cobrar al contado.

Esta amplia diferencia entre el porcentaje de aumento que consiguió la industria a partir de la devaluación y la quita de las retenciones, y lo que efectivamente se está trasladando a los productores modificó la forma en la que se reparten los ingresos de la actividad, concentrando aún más las ganancias en el segmento industrial exportador.

El año pasado, el 31,7 por ciento de lo que ingresaba por exportaciones de té se quedaba en manos de los productores, tomando en cuenta una base de 4,4 kilos de brote verde de té por cada kilo de té seco, mientras que hoy ese porcentaje bajó a 24,2.

Para mantener el porcentaje de participación del sector primario en los mismos niveles a los del año pasado, el kilo de hoja verde debería valer 1,31 pesos, 31 por ciento más de lo que se está pagando.

Tomando en cuenta que el sector consume 350 millones de kilos de brote verde de té por año, esa diferencia de 31 centavos entre lo que efectivamente se paga por kilo de brote verde de té y lo que debería pagarse si se mantuviera la relación con el precio de exportación, se traduce en 108 millones de pesos por año que no se trasladan al sector productivo.

JRC EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE