Llevaba a su esposa e hijos de vacaciones para trasladar droga

Diego Frutos tiene 35 años y vive en Posadas. Allí, en Misiones, trabajaba como albañil y remisero. El mes pasado decidió tomarse vacaciones en Buenos Aires con su pareja y sus dos pequeños hijos. Tenía pensado alojarse en una pensión de la zona de Once. Quiso aprovechar el viaje para transportar, junto con un cómplice, 200 kilos de marihuana. Pero le salió todo mal.

Frutos y el otro sospechoso, identificado por fuentes judiciales como Juan Carlos Romero, de 31 años, también de Posadas, fueron detenidos y, ahora, el juez federal de Campana, Adrián González Charvay, los procesó por el delito de transporte de estupefacientes. Sus bienes fueron embargados hasta cubrir la suma de 500.000 pesos.

La droga fue descubierta en la ciudad de Zárate por detectives de la policía bonaerense el 16 del mes pasado, a las 19.38. Los 200 kilos de estupefaciente estaban ocultos dentro de un Fiat Siena que era remolcado por un camión grúa con plancha. Frutos y Romero viajaban en un VW Vento rural que había sido interceptado pocos minutos antes por los uniformados.

Además de los sospechosos, en el vehículo rural viajaban la pareja y los hijos de Frutos, que pensaban que viajaban a Buenos Aires de vacaciones. No imaginaban que detrás del viaje había un plan criminal.

La investigación había comenzado pocas horas antes, cuando se recibió una llamada telefónica en la Coordinación Departamental de Investigaciones de Zárate-Campana. Una voz anónima avisó que «entre las 15 y las 17 pasaría por el peaje de Zárate una grúa plancha acarreando un vehículo Fiat modelo Siena de color blanco cargado con estupefacientes que se encontraría custodiado por un vehículo Volkswagen Vento rural de color gris oscuro o azul, ocupado por una pareja».

El único error del informante anónimo fue la hora. Todo lo demás era cierto. Tras la presentación de los detectives policiales, el juez federal Juan Pablo Salas, que durante enero subrogó a González Charvay, «encomendó a la prevención [la policía] la realización de amplias tareas de investigación a fines de corroborar o descartar los hechos puestos en conocimiento». Ese fue el fin de las vacaciones para la pareja y los hijos de Frutos.

La captura

Ocho minutos después, también por la ruta nacional N° 12, pasó un camión grúa que remolcaba un Fiat Siena. «Tras acercarse al vehículo en cuestión el personal policial notó un olor nauseabundo que provenía de su interior, como también se observó que la suspensión se encontraba baja por un peso excesivo para encontrarse [el rodado] sin ocupantes», se explicó en el expediente judicial.

El camión grúa debía dejar el auto remolcado en Los Polvorines, partido de Malvinas Argentinas. Cuando los uniformados revisaron el Fiat Siena descubrieron 201 kilos de marihuana, cuyo valor en el mercado es de entre 500.000 y 600.000 pesos.

La vinculación de Romero con el Fiat Siena fue comprobada por la documentación que le secuestraron a los sospechosos: tenía un actuación notarial que le permitía conducir el vehículo y una orden de traslado de Misiones a Buenos Aires.

Romero se negó a declarar en su indagatoria. En cambio, Frutos dijo que viajó a Buenos Aires en plan de vacaciones familiares y que una persona le prestó el VW Vento.

Una increíble explicación

El detenido intentó explicar que mientras preparaba todo lo relacionado con el traslado un cliente le pidió «como favor» que llevara a Romero a Buenos Aires.

Según Frutos, cuando llegaron a la altura del peaje de Mocoretá, en Corrientes, Romero le explicó que debía retirar un auto. Como el vehículo no andaba, tuvieron que llamar a una grúa para trasladarlo a Buenos Aires. Así continuaron el viaje, después de pasar la noche en un hotel de la ruta.

«Sus dichos [por la declaración Frutos] no son más que una creación intelectual con objeto de intentar mejorar su comprometida situación. Los dichos se encuentran carentes de credibilidad y, por el contrario, la valoración armónica de la totalidad de los elementos reunidos logra demostrar con el grado de probabilidad propio de esta etapa la responsabilidad que le cabe en el hecho», sostuvo el juez González Charvay en su declaración.

Una de las pruebas que, para el juez, comprueban la relación entre Frutos y Romero son los mensajes de WhatsApp que se enviaron recíprocamente antes del viaje.

Las vacaciones quedaron truncas antes de comenzar. Ahora Frutos está en Buenos Aires, pero detenido y con prisión preventiva.

En la causa que lo puso tras las rejas se analiza, además, en qué circunstancias se ocultó la droga y cuál sería el destino final de esa marihuana en Buenos Aires.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE