Ganó el Rojo y acecha a los de arriba

Ganó el Rojo y acecha a los de arriba

Luego del triunfo de Godoy Cruz ante Olimpo, Independiente se presentó en el Libertadores de América con la obligación de ganar para no ceder terreno en la Zona 1 del campeonato doméstico. Enfrente estaba Patronato, un humilde equipo que arribó a Avellaneda con la intención de complicarle la vida al Rojo.
Con Rodrigo Gómez y Martín Benítez en la gestación de juego y la jerarquía de Germán Denis en el área adversa, los de Mauricio Pellegrino intentaron adueñarse del duelo desde el comienzo. En cambio, los de Paraná apostaron por las poryecciones de Ezequiel Garré y las dudas de Martín Campaña. La ausencia de seguridad del uruguayo, acompañada de la desconcentración de Gustavo Toledo, mantuvo en alerta a todo el público bonaerense.
Fue llamativa la desatención defensiva del dueño de casa. Antes de que se vayan al descanso, un centro de Fernando Telechea a la espalda de los centrales le permitió a Mauricio Carrasco festejar el sorpresivo 1 a 0. El delantero con pasado en Nueva Chicago tuvo tiempo de dominar y fusilar al ex Defensor Sporting. Los gestos de disconformidad de Longaniza ejemplificaron la floja producción que desarrollaron sus dirigidos.
Sin embargo, una polémica decisión de Patricio Loustau modificó el destino del espectáculo. Una supuesta infracción de Walter Andrade sobre el ídolo local significó penal y expulsión. El grosero error arbitral fue aprovechado por Denis, y la garganta del Diablo se encendió con el injusto tanto. Además, el colegiado también sacó de la cancha a Rubén Forestello, quien le reclamó el fallo que volvió a poner a Independiente en la pelea.
En el complemento el Rojo salió con otra actitud y una intervención de Diego Vera volvió a exponer al juez. El ex Estudiantes envió un preciso centro a la llegada de Denis y la mano de Jonathan Ferrari debió ser sancionada con otro penal. Condicionado por el error del primer tiempo, Loustau compensó.
El ingreso del Cebolla Rodríguez tuvo mucho que ver en la levantada de Independiente. Con un hombre de más y la calidad del uruguayo el elenco de Pellegrino arrinconó contra las cuerdas al combinado de Entre Ríos. Por la resistencia de Patronato, el técnico envió al campo a Emiliano Rigoni, otro protagonista de buen pie.
Cuando restaban 15 minutos para el cierre, la pegada del ex Belgrano encausó la victoria. El córner ejecutado por el cordobés, el error de Sebastián Bértoli, el oportunismo de Denis y el notable juego aéreo de Víctor Cuesta, conformaron la deseada conquista. A pesar del sufrimiento y la desnaturalización de la segunda etapa, el Diablo sigue dando pelea. La superioridad no debe nublar el pobre desempeño demostrado en la primera mitad. El carácter, la perseverancia y la tranquilidad para no recaer en centros frontales fueron los aspectos más positivos en el equipo que se quiere posicionar como candidato.





Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE