La factura que debe pagar Emsa a Cammesa es de cerca de 80 millones

El gobernador Hugo Passalacqua ordenó a Emsa bajar sus costos operativos para hacer frente a un nuevo incremento en la tarifa que debe pagar Misiones a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico: de 17 millones de pesos que se pagaron hasta enero, la factura del mes de marzo será de 76 millones de pesos, con la caída de los subsidios y el incremento pleno de la tarifa nacional. El impacto de la suba es enorme, ya que en febrero se habían pagado 56 millones.
El Gobernador envió un escrito a Emsa con una listado de órdenes y anunció el inicio de una auditoría a la empresa.
Entre varios puntos también exige modernizar de manera urgente el sistema de medición de consumos, y a transparentar sus resultados, ambas medidas pedidas con insistencia por los usuarios.
“El Gobierno provincial ha dispuesto a su exclusivo cargo, el establecimiento de una auditoría de las cuentas de la sociedad, a cuyo fin se solicitará al Consejo Profesional de Ciencias Económicas la determinación de los mejores mecanismos de auditoría y la selección de los profesionales que estarán a cargo”, señala la misiva en la que además “se instruye a los Directores a adoptar todas las medidas internas a fin de que la auditoría pueda ser llevada adelante conforme a las pautas prácticas y técnicas que se establezcan, prestando toda la colaboración necesaria y allanando todos los obstáculos que se pudieran presentar”.
Passalacqua también plantea una serie de puntos con el fin de que sean adoptados en forma inmediata para lograr el equilibrio sustentable de la empresa de energía, para una mejor provisión del servicio eléctrico.
En el punto uno se establece que el Directorio deberá adoptar en forma inmediata un plan de acción con el objeto de una rápida reducción de la pérdida mensual de kilowats, en manera que se encuadren dentro del parámetro admitido por Cammesa de un máximo de 18% de pérdida mensual.
El escrito establece que el Directorio deberá modificar de inmediato los mecanismos de toma de estado de los medidores, adoptando tecnología de avanzada que permita una rápida y certera información del consumo, verificable por el usuario. También ordena al directorio tomar de inmediato las medidas necesarias para la implementación de medidores comunitarios, que se adapten al sistema de Tarifa Social establecido por la Autoridad Regulatoria Nacional.
También apunta que el directorio deberá disponer en forma inmediata un mecanismo permanente de contención del gasto, de manera que todo gasto de cualquier índole deberá contar como requisito esencial de validez, con la autorización previa del gerente de Finanzas de la Sociedad.
En el mismo sentido, insta a la empresa a adoptar de forma inmediata toda otra medida conducente al control y ahorro en los gastos de la sociedad, tendientes a eliminar aportes de Rentas General de la Provincia y que, llegado el caso de resultar necesario los mismos, estos sean destinados exclusivamente a inversiones de capital, infraestructura y equipamiento eléctrico que redunden en un mejor y más económico servicio, y no cubrir gastos corrientes de la sociedad.
“Deberán los Directores designados por el Estado Provincial, en el plazo máximo de 72 horas, efectuar un informe de estado de adopción de las medidas aquí instruidas”, termina el escrito que lleva el sello y la firma del Gobernador.
En tanto desde la empresa señalaron que hoy habrá una reunión del directorio para oficializar el pedido del Gobernador.
El presidente de la empresa, Sergio Ferreyra, anticipó que evaluarán qué camino tomar para adecuar a la empresa a los requerimientos formulados por el gobernador y consideró que el principal desafío será reducir el nivel de pérdida de energía al 18 por ciento que es lo que exige Cammesa. Apuntarán a terminar con los “enganchados”.
El titular de Emsa reconoció que la empresa deberá hacer cambios profundos para cumplir con el pedido de ajuste formulado en forma directa por el gobernador. En declaraciones a Radio República, explicó que lo más urgente será “buscar disminuir las pérdidas por todos los medios posibles. Ya habíamos iniciado esa tarea en algunos sectores, pero todavía queda mucho por hacer, tenemos muchos ‘enganchados’”, dijo.
Ferreyra no precisó cuál es el nivel actual de energía que se fuga de las redes de Emsa, pero dejó en claro que es bastante superior al tope exigido por Cammesa y también está muy por encima de lo que podría atribuirse a pérdidas por la transmisión y transformación de la energía.
Anticipó que otro de los cambios que deberá encarar la prestataria es la mejora en los sistemas de lectura de los medidores. “Vamos a tener que prepararnos para ver la mejor solución y apoyarnos en instrumentos técnicos que nos den certeza de que el toma estado está haciendo trabajo correcto y no está perjudicando ni a la empresa ni al usuario”, señaló.
Otro de los pedidos del gobernador es que la empresa utilice los subsidios que aporta la Provincia solamente para obras de infraestructura. Al respecto Ferreyra explicó que la Emsa recibe todos los meses ayuda del Estado misionero en forma de aportes de capital. “Lo que nos dice el gobernador es que no podemos ocupar ese dinero para gastos corrientes, para eso vamos a tener que hacer un trabajo fuerte de reducción de pérdidas para convertirnos en una empresa sustentable”, remarcó.

Controles de los propios usuarios
El presidente de Emsa reconoció que hubo muchas quejas por supuestos errores en la lectura de los medidores. Explicó que los usuarios tienen la opción de reclamar en la empresa y exigir que se vuelvan a leer sus medidores, adelantó además que se evaluará la posibilidad de poner en funcionamiento un sistema que permita al usuario tomar fotografías del medidor y mandarlas vía web al centro de centro de cómputos de Emsa.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE