En mayo enjuiciarán a 13 policías por la muerte a golpes de Hugo Wasyluk en Villa Bonita

En mayo enjuiciarán a 13 policías por la muerte a golpes de Hugo Wasyluk en Villa Bonita

El expediente por uno de los casos de brutalidad policial más aberrantes ocurridos en Misiones ya está en el Tribunal Penal de Oberá para la realización del juicio oral. Se trata de la causa por la muerte de Hugo Miguel Wasyluk, un hombre de 38 años con serios problemas de adicciones que fue detenido y salvajemente golpeado en la comisaría de Villa Bonita. Esas lesiones le causaron la muerte en una celda de la seccional Primera obereña, donde lo trasladaron luego de la paliza. Por el caso hay 13 policías imputados, tres de los cuales están presos desde que se conoció el hecho, en abril de 2011.
Fuentes judiciales indicaron que el proceso se llevará adelante en la segunda quincena de mayo y por la cantidad de acusados y la repercusión que tendrá, el debate se realizará en el salón de usos múltiples de la Unidad Regional Dos de la fuerza de seguridad provincial.
El caso, caratulado “torturas seguida de muerte”, fue investigado por el juez de Instrucción Dos de la Capital del Monte, Horacio Alarcón. Serán los camaristas Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero quienes decidan la suerte de los procesados. Los sindicados como autores materiales de la golpiza podrían recibir la prisión perpetua.
Wasyluk era un adicto para el cual la familia había pedido la internación. Al parecer, por motivos que seguramente se dilucidarán en el juicio, había integrantes de la comisaría de Villa Bonita que lo tenían en la mira. El 25 de abril por la noche, lo detuvieron y llevaron a la dependencia. Allí, mientras estaba esposado, lo sometieron a una brutal andanada de golpes. “Cuando vi el cuerpo no podía creer lo golpeado que estaba, si hasta le taponaron la nariz para que no siga chorreando sangre”, contó en su momento a la prensa Ana (51), hermana de la víctima y una de las impulsoras de la causa, ya que desde el primer momento denunció que se había tratado de un homicidio.
De acuerdo con lo que determinó Alarcón en su investigación, el hombre imploró que dejaran de pegarle, pero un grupo de uniformados se ensañó con él. Hasta patadas en la cabeza con borceguíes recibió Wasyluk. La autopsia estableció que el cuerpo presentaba traumatismos y excoriaciones múltiples, también que las lesiones desencadenaron una hemorragia interna que terminó con su vida.
En el expediente consta que antes de que lo llevaran de Villa Bonita hacia la seccional Primera de Oberá, la víctima fue “examinada” por el médico policial José Orlando Morales, quien pese al estado en que se encontraba Wasyluk dijo que eran “golpes superficiales y raspones, que no revestían gravedad”. Un dato: el doctor lo revisó mirándolo desde afuera del móvil, luego de abandonar momentáneamente un asado que estaba disfrutando en un predio ubicado en el acceso a la localidad de Guaraní. Morales es uno de los procesados que tiene la causa.
La madrugada del 27 de abril a las 0.50, el hombre fue hallado muerto en el inodoro de su celda. Antes había vomitado sangre y hasta materia fecal. Gracias al relato de testigos, el juez Alarcón pudo saber que Wasyluk, dolorido, desesperado y agonizante, pidió asistencia. Primero a un oficial y luego al propio jefe de la comisaría Primera. “Jefecito, estoy jodido y necesito un médico. En serio estoy hablando”, rogó. Nadie le hizo caso y el desenlace fatal fue inevitable.
Pedro de Mattos, Carlos Antonio Gómez y Ricardo Javier Rodríguez son los policías acusados de haber arrestado y sometido a Wasyluk a “torturas” en la comisaría de Villa Bonita. Son los únicos detenidos que tiene el caso.
Jorge Antonio Heijo y Wilson Ricardo González son otros dos uniformados que prestaban servicios en la misma repartición y que están imputados del delito de “omisión de denuncia de torturas e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
La lista de procesados se completa con Miguel Ángel Espíndola (entonces jefe de la Primera de Oberá a la que la víctima imploró ayuda), Carlos Ariel Lentini (otro oficial que desoyó el pedido desesperado de ayuda), Andrea Rosana Harasimezuk, Hugo Ariel Basaraba, Alejandro Fabián Núñez, Luis Alberto Silva, Gustavo Javier Fontana y el médico Orlando Morales. Todos llegarán a juicio por el supuesto delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
“Ni el peor delincuente se merece morir de esa forma, tirado como un perro. A él lo tenían marcado y aprovecharon que caminaba solo por la ruta 14 para atraparlo”, sostuvo Ana Wasyluk. Ella, el resto de su familia y toda la localidad exigen justicia.

MAS
EP



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE