Alexa

Tiene 15 años y mató a un ladrón en su casa

El fallecido pertenecía a una reconocida banda delictiva de la zona llamada «Los Castillo»; el menor reconoció el hecho y quedó a disposición de la justicia de menores de Mendoza.

Un chico mendocino de 15 años acabó con la vida de un ladrón, luego de dispararle un tiro en el pecho durante un asalto a mano armada en banda en el interior de su casa, en el departamento de Las Heras, a 5 kilómetros de la capital provincial. El adolescente, que también repelió a balazos a otro de los delincuentes, terminó con una herida en la muñeca y logró que los malvivientes se dieran finalmente a la fuga.

 

Durante la última hora del miércoles, un grupo de siete ladrones logró ingresar a la propiedad familiar. Mientras los malhechores entraban a la vivienda y amenazaban al matrimonio, en un descuido de los asaltantes, el hijo mayor -también estaban los otros dos más pequeños- alcanzó a tomar un arma de su padre.

 

El delincuente abatido fue hallado por la Policía a pocos metros de la morada, ubicada en una zona rural, en El Algarrobal, en el kilómetro 17 de la ruta 40. Tenía entre sus manos un fajo de alambres para atar a sus víctimas. Mientras, un herido, de 25 años, que ingresó horas más tarde a la guardia del Hospital Central sería parte del grupo delictivo. La luz de alerta la dio el propio hombre con su llamativa versión, al asegurar que había sido herido durante un asalto, por lo que quedó bajo consigna policial.

 

Para los investigadores, según publica el diario local El Sol, se trata de una conocida banda lasherina, denominada Los Castillo, quienes tienen una particular metodología de robo: tirar abajo las puertas para ingresar a los inmuebles. El delincuente baleado, que quedó internado en el hospital, se apellida Ríos Castillo, y se trataría del reconocido delincuente de la zona Chato Castillo.

 

Así las cosas, tras los los golpes y patadas que los asaltantes le propinaron a la puerta de ingreso, el menor de edad alcanzó a buscar la pistola calibre 380 y comenzó a disparar contra la banda, abatiendo a uno de los ladrones e hiriendo a otro, en la zona del abdomen.

 

Según fuentes judiciales que analizaban el caso, el chico de 15 años, que reconoció la autoría del hecho, entregó el arma de su papá y quedó a disposición de la justicia de menores, actuó en legítima defensa.

 

Mientras Mendoza no sale del asombro frente a este hecho y al recrudecimiento de la violencia y el delito, sobre todo en las zonas rurales, en la mañana de este jueves se produjo además otra muerte de un ladrón en Las Heras, que fue abatido durante una persecusión policial, tras un asalto en Guaymallén.

 

El año arrancó virulento en la provincia del oeste argentino, con 30% más de homicidios en enero, en relación al mismo mes del año pasado. La mayoría de los crímenes son por ajustes de cuentas y conflictos familiares, no por robos, pero lentamente empiezan a crecer otra vez los hechos de sangre vinculados a los asaltos a mano armada.

 

LA NACIÓN

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas