Alexa

Cooperativa de Campo Ramón estrena secadero pero no tiene fondos para pagar la materia prima

Se trata de la cooperativa El Colono que elabora la yerba Grapia Milenaria. Gestionan un warrant para poder pagar a sus productores. Buscan respaldo financiero para poder estacionar la canchada y venderla como producto elaborado. Advierten que este año se cosechó mucha yerba y hay dificultades para colocarla en el mercado. Anticiparon que no recibirán yerba durante todo el verano.

Carlos Biechteler, presidente de la cooperativa agrícola El Colono, de Campo Ramón, destacó que la entidad, que cuenta con más de 20 años de historia, logró concretar este año uno de sus más ansiados proyectos: la puesta en funcionamiento de un secadero propio, que le permitirá avanzar en la cadena de valor y tener un mayor control de la calidad de su producto insignia, la yerba marca Grapia Milenaria.

Aclaró empero que enfrentan dificultades financieras que le impidieron a la cooperativa cumplir en tiempo y forma con sus productores e incluso terminar de pagar al industrial metalúrgico que construyó el secadero.

“Pusimos en marcha un secadero propio, lo hicimos porque necesitábamos mejorar la calidad para llegar al mercado con un buen producto. Es un logro que anhelamos desde hace más de 20 años”, indicó.

Explicó que ya elaboraron 500 mil kilos de canchada, con un esfuerzo muy grande. “Todavía le debemos al industrial de Oberá que nos hizo el secadero, nos quedamos sin fondos para comprarle la hoja verde al productor. Agradecemos a los productores que nos entregaron su yerba sin cobrar un peso, con la promesa de pago. Les vamos pagamos conforme vendemos, tratamos de cubrir lo más rápido posible los costos de flete y la tarefa, pero algunos productores todavía no cobraron ni eso” reconoció Biechteler.

Detalló que la cooperativa tiene 96 socios, pero no cuenta con la capacidad instalada para recibir la producción completa de todos ellos. “Estamos gestionando ante el Banco Macro y el ministerio del Agro un warrant, porque ahora tenemos yerba en stock, pero para sacar un buen producto tenemos que esperar un año y medio. El problema es que no podemos pedirle al productor que nos espere un año y medio, entonces buscamos un warrant para poder pagar al productor antes de las fiestas y que la yerba quede en garantía. Recién en seis meses podríamos mandar a molino una parte de la canchada que tenemos y recién entonces contaríamos con fondos. Si no tendríamos que salir a vender como canchada y así no tenemos rentabilidad”, detalló.

Advirtió además que este año va a ser un año récord en producción de hoja verde, porque hubo mucha lluvia y un clima favorable y que fruto de esa circunstancia hay mucha materia prima disponible y resulta cada vez más difícil venderla. “Muchos productores quieren vendernos yerba para hacer la zafriña, pero no podemos absorber más materia prima”, explicó.

 

JRC EP

 

LA REGION

NACIONALES

INTERNACIONALES

ULTIMAS NOTICIAS

Newsletter

Columnas