Forestales esperan del nuevo gobierno el cumplimiento de las leyes que otorgan fondos para la promoción productiva y conservación de bosques nativos

En el tradicional encuentro anual forestal y foresto-industrial organizado por la Asociación Forestal Argentina (Afoa) realizado en Capital Federal semanas atrás -en el Hotel El Conquistador- asistieron más de 250 personas, entre empresarios, productores, profesionales y funcionarios del área de distintas provincias del país para compartir un momento de camaradería con los organizadores y realizar un balance sobre el escenario de la actividad en el país y sus perspectivas a futuro.

Al iniciar el evento, la directora de Desarrollo Institucional del gremio empresario, Claudia Peirano, realizó una presentación sobre el estado actual de aplicación de las dos leyes rectoras del sector forestal argentino: Ley 26.331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos y la Ley 25.080 de promoción de Inversión en Bosques Cultivados (prorrogada por Ley 26.432).  Con respecto a ésta última ley, que otorga subsidio a la plantación forestal, remarcó que “en 2015 se pagaron Aportes Económicos no Reintegrables correspondientes a solo 13.835 hectáreas superficies forestadas, la menor superficie cubierta en la historia de la Ley, que ya lleva 15 años”, dijo.

 

Por su parte, el actual presidente de Afoa, Osvaldo Vassallo, también remarcó en su discurso que en los últimos 15 años, la Argentina vio pasar la oportunidad de importantes inversiones en industrias de base forestal que sí se concretaron en Brasil, Chile y Uruguay. “A pesar de tener la materia prima y las condiciones naturales, quedamos totalmente rezagados. Se abre ahora una nueva oportunidad. Pero habrá que hacer los deberes”, dijo el directivo.  En este sentido, explicó que “lo más urgente que deberá hacer el nuevo Gobierno Nacional, es cumplir con las leyes que hoy no se cumplen”.

 

Además Vassallo abordó sobre las dos normas (Ley 25.080 y la Ley 26.331), y sostuvo que “en el caso de la promoción de bosques cultivados, no fue suficiente el presupuesto asignado los últimos tres años” para el pago de estos aportes económicos no reintegrables (AENR). “En la actualidad se acumula una deuda de unos 400 millones de pesos que corresponden a pequeños y medianos productores forestales que actuaron creyendo en la promoción. Como consecuencia,  se estima que hoy se planta un 70%  menos de lo que se plantó cuando se sancionó  la Ley. En el caso de los bosques nativos, el presupuesto asignado a la aplicación de la Ley 26331 –sancionada en 2007-  ha estado muy por debajo de lo señalado por la Ley”, precisó.

 

Agregó que “se debe acompañar a las provincias y a quienes gestionan bosques nativos con políticas y alternativas tecnológicas y productivas que promuevan la conservación y gestión sostenible de los bosques nativos y necesariamente, con el financiamiento requerido”, dijo.

 

En su discurso, el presidente de Afoa instó al trabajo y la articulación público-privada entre todas las asociaciones que representan al sector y el gobierno con el fin de avanzar en los temas de relevancia.

 

Mejorar la inversión

Vassallo remarcó que una de las tareas prioritarias del país será  mejorar las condiciones de inversión. Desde Afoa realizaron una propuesta para el período 2015/2020  que incluye  un proyecto de ley de promoción de inversiones. “Es una urgente agregar valor a unas 300.000 hectáreas de pino que permitirían  instalar una fábrica de papeles marrones de escala internacional, se podría ayudar a  mejorar la matriz energética nacional con energía renovable; aumentar la producción de madera para viviendas,  muebles, etcétera. Cómo logramos atraer esas inversiones? Primero y principal con seguridad jurídica  y una macroeconomía estable. Pero además, se necesita infraestructura –rutas, trenes, puertos y vías navegables- que reduzcan el costo de transporte y acerque nuestras provincias al puerto,  rever los costos de la logística  y la legislación que reduce la competitividad del sector, como los ingresos brutos a la exportación y la Ley de insalubridad para las empresas de celulosa y papel en la Provincia de Misiones, o la Ley de la Madera en Entre Ríos”, enumeró el empresario.

 

Potencial forestal

 

Al evento, invitaron a disertar al ingeniero Héctor Huergo, editor jefe de Clarín Rural y hombre de extensa experiencia en el ámbito agropecuario, quien brindó un panorama sobre el contexto nacional e internacional y las oportunidades y desafíos para el sector forestal.

 

Seguido, habló Guillermo Bernaudo, asesor agroindustrial de la Fundación Pensar y futuro Jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca, en representación Ricardo Negri, próximo Secretario de la cartera agrícola. Bernaudo dijo que “el gobierno de Mauricio Macri ve a la foresto-industria como uno de los sectores con más alto potencial para desarrollarse. El Presidente Macri lo tiene muy presente al sector y menciona cuando se lo consulta que debido a su potencial, este sector puede ser el “Vaca Muerta” de la Mesopotamia”, explicó el futuro funcionario.

 

Por Patricia Escobar 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE