Cumbre del clima: La COP21 arrancó con un fuerte llamado a no conformarse con un “acuerdo de mínimos”

La cumbre del clima de París (COP21) abrió ayer en Francia, y durante doce días habrá negociaciones entre más de 150 jefes de Estado y de Gobierno. El encuentro arrancó con un fuerte llamado a encontrar un acuerdo que evite que la temperatura del planeta aumente más de dos grados a finales de siglo. En ese marco, el presidente estadounidense, Barack Obama, y su homólogo chino, Xi Jinping, han prometido trabajar juntos para un acuerdo sobre cambio climático con el fin de garantizar una “economía global baja en dióxido de carbono” este siglo.

 

El presidente de Francia, François Hollande, y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, recibieron a todos los mandatarios llegados a Le Bourget, a las afueras de París, donde se encuentra el recinto que alberga las discusiones. La apertura oficial ha tenido lugar a las 11.00 horas y ha incluido un minuto de silencio en homenaje a los 130 muertos y más de 300 heridos por los atentados yihadistas del pasado 13 de noviembre.
La fotografía de familia de todos los líderes mundiales ha ido seguida de un discurso de cada uno de esos representantes, en una sesión dividida en dos partes y acompañada de forma paralela por las discusiones de los grupos de trabajo. El ministro peruano del Medio Ambiente, Manuel Pulgar Vidal, ha sido el encargado de la inauguración. Pulgar Vidal, que presidió la anterior conferencia, se ha mostrado “convencido” de que se logrará un acuerdo en París, antes de dar el relevo al ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, que preside esta cita.
“En París están todos los Gobiernos del mundo y 180 partes ya han mostrado sus compromisos para luchar contra el cambio climático”, ha agregado. Fabius ha agradecido el trabajo de Perú en la COP20 y ha señalado que hará todo lo posible para avanzar en París: “No podemos conformarnos con un acuerdo de mínimos”.

 

 

Encuentro bilateral

 

En el marco de la cumbre, EE UU y China han mantenido un encuentro bilateral. Obama ha dicho que la decisión de los dos países de hacer sus propias promesas de reducir las emisiones el año pasado ha ayudado a empujar a otros países a que hagan lo propio. “Como las dos mayores economías del mundo y los dos mayores emisores de dióxido de carbono, ambos hemos determinado que es nuestra responsabilidad emprender acciones”, ha afirmado el mandatorio estadounidense, con Xi sentado a su lado. “Nuestro liderazgo en esta cuestión ha sido absolutamente vital”, ha sostenido. Según Obama, los dos países trabajarán juntos en las conversaciones para alcanzar un acuerdo que saque adelante una economía mundial baja en dióxido de carbono este siglo y un apoyo financiero “fuerte” a los países en vías de desarrollo para que se adapten al cambio climático.

 

Xi ha señalado que las dos naciones trabajarán codo con codo para garantizar que la cita de París alcanza sus objetivos y ha subrayado que la cooperación entre Estados Unidos y China en un momento de múltiples retos internacionales es crítica. “La economía mundial se está recuperando lentamente, el terrorismo está en aumento y el cambio climático es un enorme reto. Hay más inestabilidad e incertidumbre en la situación internacional”, ha sostenido mediante un traductor. Después de su reunión con Xi, Obama ha intervenido en la cumbre y ha afirmado que si todos los países participantes deciden “actuar ahora, no será demasiado tarde para la próxima generación”. El presidente de EE UU ha finalizado su intervención con un llamamiento: “Pongámonos a trabajar”.

 

ONG más bien optimistas 

La idea de reunir a los mandatarios al principio dio un impulso político a las negociaciones de la COP21 que se reanudarán a partir del martes a nivel de expertos, antes de la recta final ministerial de la última semana destinada a concretar el acuerdo global.El secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, pidió a las delegaciones “escoger el camino del compromiso y si es necesario de la flexibilidad”.

La toma de conciencia de la amenaza y un contexto político considerado más favorable que hace seis años genera cierto optimismo sobre la posibilidad de evitar el fracaso de la conferencia de Copenhague en 2009.Varios expertos de ONG ambientalistas se mostraron más bien satisfechos por el arranque de la COP21.”Soy optimista porque el impulso político está”, comentó François Juilliard, director de Greenpeace Francia.

“Hay una dinámica más bien positiva”, dijo Romain Benicchio, de Oxfam, aunque apuntó: “nadie sobrepasó sus líneas rojas”. Celia Gautier, de Climate Action Network, opinó que “todo está abierto, todo es posible: lo mejor y lo peor”.

China y EEUU empujan a favor 

De momento, 183 países de 195 presentaron sus INDCs, los compromisos nacionales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático.Los que no presentaron aún compromisos son apenas un puñado de países, entre ellos Libia, Corea del Norte, Venezuela, Uzbequistán, Nepal, Panamá y Nicaragua, según el sitio web de la ONU.

El presidente Nicolás Maduro, anunciado hasta último momento en la lista de oradores de la cumbre, no se presentó. Contrariamente a lo ocurrido en la capital danesa, China y Estados Unidos -los dos principales emisores de gases de efecto invernadero- pujan esta vez por un acuerdo.

El presidente chino, Xi Jinping, llamó a los países desarrollados a estar “a la altura de sus compromisos” financieros al suministrar 100.000 millones de dólares para 2020 destinados a financiar proyectos climáticos en el Sur e incrementar su ayuda pasada esa fecha.

En sentido contrario a un acuerdo pesan, sin embargo, las divergencias de intereses de países industrializados, economías emergentes y naciones más pobres, potencias petroleras o Estados insulares del Pacífico amenazados de desaparición. – Diferencias Norte-Sur -Los discursos del lunes confirmaron la variedad de enfoques entre el mundo desarrollado y los países en desarrollo.

La chilena Michelle Bachelet defendió la idea de “justicia ambiental” y el ecuatoriano Rafael Correa, tras proclamar que “el planeta ya no aguanta más” propuso crear una “corte internacional de justicia ambiental”, para sancionar los “atentados” contra la naturaleza.

“Si continuamos con el camino trazado por el capitalismo, estamos condenados a desaparecer”, declaró por su parte el boliviano Evo Morales.Enrique Peña Nieto opinó en cambio que es posible crecer económicamente y cuidar el medioambiente.

Dilma Rousseff recordó que Brasil está golpeado al mismo tiempo por el calentamiento global, el fenómeno climático El Niño y por una de las mayores catástrofes ecológicas de su historia tras la ruptura de un embalse.

(Fuente: Agencia AFP)

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE