Empresario de la carne en Oberá negó vinculación con el crimen de Alem

Empresario de la carne en Oberá negó vinculación con el crimen de Alem

Hugo Cabral, ex empresario propietario de la carnicería La Rueda negó que haya tenido algún vínculo con el crimen que se está investigando, ocurrido en la localidad de Alem hace días atrás. “Estoy alquilando el local, solamente eso hago, no tengo relación alguna con los clientes, el propietario es otro”.

Hugo Cabral, Radio Libertad (Misiones Online)

Desde que se conocieron algunos detalles de lo sucedido con quien sería Nicolás D´Amico, el hombre que fue encontrado calcinado  dentro del automóvil Wolskvagen Bora en la localidad de Alem, .hubo algunos indicios que marcaban a un comercio obereño como el lugar donde la víctima estuvo por última vez antes de su muerte.

La investigación tomó su curso natural y se llegó a la vinculación de muchas personas, quienes tendrían una deuda con el fallecido por el negocio de la carne, a lo que se dedicaba. Una de esas personas es Hugo Cabral (56), el obereño, ex propietario de la carnicería allanada quien hace tiempo atrás alquila el local y está alejado de ese negocio.

A raíz de esta situación, el propio Cabral trata de desvincularse de las acusaciones hacia su persona. En diálogo con Misiones Online dijo que “yo soy el propietario del local donde funcional “La Rueda”, el negocio que ha sido el sustento de mi familia toda mi vida. Pero hoy está alquilado hace un año y medio. Diego Ramón Benegas, que es la persona a la que le alquilé el local”, aseguró.

De ese negocio existen todos los papeles, un contrato y comodato de una camioneta que utiliza, “en la Municipalidad los papeles están a propiedad de Benega; el nombre fantasía “La Rueda” continúa registrado y se lo dejó por una cuestión comercial que ya estaba instalado hace años con trayectoria y calidad de servicio en el mercado de la carne”, explicó.

Cabral se mostró molesto por una publicación de un diario gráfico de Posadas y dijo “si bien no da mi nombre propio, ofrece características que llevan a pensar que soy yo porque no hay otro empresario cárnico en Oberá que compita en el automovilismo misionero. Toda esta situación me trajo graves inconvenientes con mi familia, la pasaron muy mal leyendo esa publicación en la que me vinculan a mí y hasta hacen referencia que allanaron mi domicilio en Caá-Yarí, cosa que jamás ocurrió, también habla de una deuda de 500 mil pesos que no existe. Ofrecen información errónea que me perjudica enormemente por eso estoy indignado”, expresó.

Además, el empresario confesó, “estoy con miedo, porque puede venir algún familiar de la persona fallecida a cobrar venganza y la cara visible soy yo. Entonces mi familia, amigos y conocido se preocupan por la irresponsabilidad de alguien que me vincula sin razón a una situación tan grave como esta”.

Cabral manifestó estar a entera disposición de la Justicia en caso de citado, “concurriré con la documentación necesaria cuando haga falta y las veces que sea para demostrar mi inocencia en todo este caso”.