Misterio: el paraguayo acribillado está grave, llevaba más de $100 mil y no le robaron nada

Misterio: el paraguayo acribillado está grave, llevaba más de $100 mil y no le robaron nada

Su familia dice que el paraguayo Rodolfo Trinidad (45) se dedica a llevar comestibles argentinos a su país para comercializarlos. Por eso el martes llevaba en su camioneta algo más de 100 mil pesos. Pero esa interesante suma de dinero no llamó la atención de los pistoleros que lo emboscaron, que abrieron fuego contra la Nissan patente NBC 078, y luego huyeron sin llevarse nada. Es más, ni siquiera se habrían acercado a los billetes.
El hombre fue alcanzado por cinco de los nueve balazos que dispararon contra él. Ayer por la mañana fue operado en el hospital Ramón Madariaga, durante tres horas, y le extrajeron los plomos del abdomen y la parte superior del tórax. Más tarde, desde el centro de salud indicaron que el paciente se e encuentra en «mal estado general, inestable hemodinámicamente, con requerimiento de altas dosis de drogas vasopresoras, bajo sedación y analgesia, en asistencia respiratoria mecánica; con pronóstico reservado». Probablemente este jueves lo tengan que volver a intervenir quirúrgicamente.
En el hospital están apostados policías de Misiones, que custodian a Trinidad. Aunque nadie lo dice públicamente, hay temor de que los sicarios intenten volver para terminar su trabajo. En la víspera también uniformados del vecino país se acercaron para interiorizarse del caso.
La causa está caratulada de momento como «tentativa de homicidio». Algunas fuentes judiciales consultadas indicaron que aún no hay elementos para determinar con certeza el motivo del ataque. Otras deslizaron que no hay dudas de que los negocios de frontera tienen relación directa con el hecho. Quienes sustentan esta hipótesis indicaron que el hombre habría sido investigado por narcotráfico alguna vez en su país.
El ataque a tiros sucedió minutos después de las 20.30 del martes en la intersección de la avenida Martín Fierro con la calle Zabala, en pleno barrio Tacurú.
Trinidad había entrado a la Argentina ese día por la tarde. Los informantes indicaron que los autores utilizaron un arma de grueso calibre y que hubo un solo tirador.
De acuerdo con el relato de los vecinos de la zona, fueron dos sicarios, que se movían en un utilitario blanco también con patente paraguaya. Habría sido el que iba del lado del acompañante el que abrió fuego.
Al menos hasta anoche, no había detenciones por el caso. La esperanza de obtener más datos está puesta en una mejoría del atacado. Algo que ayer parecía aún lejano, por la gravedad de las lesiones que sufrió.