¿Por qué la práctica del Mindfulness nos ayuda a reducir el estrés?

La palabra  “Mindfulness” ha sido traducida al español como Atención Plena, Atención Pura o Presencia Mental, mente presente.

Jon Kabat-Zinn, biólogo molecular y referente mundial de Mindfulness, lo define como: “Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

También significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

Es un tipo de atención que nos permite aprender a relacionarnos de forma directa con aquello que está ocurriendo en nuestra vida, aquí y ahora, en este momento presente. Es una forma de tomar conciencia de nuestra realidad, para trabajar conscientemente con nuestro estrés, dolor, enfermedad, y con los desafíos de nuestra vida.

En contraposición, una vida en la que no ponemos atención, en la que nos encontramos más preocupados por lo que ocurrió o por lo que aún no ha ocurrido y por lo que va a pasar, nos conduce al olvido, al aislamiento, reaccionando de manera automática y desadaptativa; y nos lleva a vivir en estrés constante.

La práctica de esta atención abre la puerta hacia nuevas posibilidades, nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.

“Queremos enseñar que la meditación no es dejar la mente en blanco, sino aprender a ver  y a vivir con las cosas tal como son”. Jon Kabat-Zinn

Para descubrir nuestra capacidad de reducir y manejar el estrés, necesitamos poner en marcha nuestras habilidades innatas y utilizarlas en situaciones que superan nuestros recursos. Para esto requerimos estar presentes, porque sólo cuando estamos en el presente podemos optimizar nuestra capacidad de: Encontrar espacios de quietud, autorregulación y autocuidado. Detenernos, observar. Responder en vez de reaccionar ante estímulos. Estar presentes, estar enteramente atentos en el aquí y ahora, enriqueciendo las relaciones, la conexión con los demás. Observar nuestros hábitos como generadores del estrés/sufrimiento. Reconocer claramente el estrés/los estresores. Desarrollar  la empatía. Mejorar la forma en que manejamos las emociones ante situaciones complejas.

El entrenamiento en Mindfulness ha demostrado ser una práctica sumamente efectiva y poderosa, basada en evidencia científica, mejorando de este modo la salud mental.

¿Todos pueden meditar? Todos podemos meditar, como de la misma manera todos podemos respirar. A veces se confunde meditación con relajación u otro estado especial que se tiene que alcanzar o sentir. Pero después de una o dos veces de haber intentado y no haber sentido ni llegado a nada especial, uno piensa que no puede hacerlo.

La meditación no consiste en sentir de una cierta manera en particular. No consiste en poner la mente en blanco o detener el flujo del pensamiento, si bien esto último puede cultivarse y profundizarse con la meditación. La meditación consiste en dejar la mente tal cual está. Permitir que uno esté donde realmente está.

Con la meditación sí se requiere energía y compromiso e intencionalidad. Para convertirlo en parte de tu vida requiere cierta disciplina. Por lo tanto, cuando alguien dice que no puede meditar, lo que en verdad quiere decir es que no va a hacerse tiempo para ello o que, cuando intenta meditar, no le gusta lo que sucede. No es algo que busque o desee; no satisface sus expectativas. Entonces quizás debería tratar de olvidarse de sus expectativas y limitarse a observar.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE