Los padres de la criatura y el estallido del festejo

A la hora del debate parlamentario, todos los diputados quisieron hacer oír su voz ante un público masivo e inusual. Sin embargo, la mayoría de los discursos fue autoreferencial. Walter Molina, el radical que presentó uno de los proyectos en la Cámara, aseguró que fue la UCR la que más hizo en defensa de la educación pública a lo largo de la historia y recordó a Arturo Illia.

Claudio Wipplinger también trajo a la memoria que fue él el que impulsó el debate en 2010 y volvió a cuestionar a las empresas de transporte, especialmente del sistema metropolitano capitalino, por la falta de transparencia. Agregó que el Estado debe estar presente en el servicio del transporte, a contramano de la gestión de su candidato presidencial, Mauricio Macri, quien aumentó el costo del boleto de colectivo y subte.

También reclamó que se le exija a las prestatarias que incorporen máquinas de registración fiscal para darle “transparencia” al sistema. Hasta ahí hubo silencio en el recinto.

Los primeros aplausos llegaron cuando tomó la palabra el renovador Juan Carlos  Agulla, quien fue el primero en acordarse de los estudiantes que colmaron el recinto y que “han unido generaciones en su lucha”.

Agulla sostuvo que la ley es parte de un proceso y recordó el primer Gobierno de Rovira, que enfrentó protestas “justificadas” de los docentes y productores agrarios, agobiados por “políticas erráticas que endeudaban al país, que excluían, que hacían perder fuentes de trabajo”. “Nos hicimos cargo y establecimos políticas claras de no endeudarnos, ni un peso más. Hoy este proyecto nos remite a eso, es consecuencia de un proceso político, social, económico. Es el momento, es el momento adecuado”, culminó en medio de los aplausos.

Héctor “Cacho” Bárbaro también tuvo su baño de aplausos al hacer mención de la Noche de los Lápices. El chacarero se sintió a sus anchas y aprovechó cada minuto para seducir a un público entusiasmado. Aseguró que “la lucha no termina” y planteó incorporar después a docentes y porteros. También chicaneó a la Renovación por “entender el mensaje” y sumarse a la discusión por el boleto estudiantil.

El radical de Vanguardia, Hugo Escalada dio un paso más y advirtió que la conquista del boleto estudiantil gratuito “debe ser honrada con el estudio” y “también con la defensa” de un modelo político que la hace posible. “Ya vemos lo que sucede en Brasil, donde se están achicando los beneficios. Se da vuelta rápida la ruleta cuando los fondos no aparecen y se termina el Estado de bienestar”, explicó.

El momento emotivo de la noche llegó con los nombres de cada uno de los jóvenes que perdieron la vida en la Noche de los Lápices. La diputada Sonia Melo los fue nombrando y las organizaciones juveniles respondieron al grito de “Presente”, que se repitió después con los de otros luchadores que perdieron la vida durante la última dictadura. La votación final fue coronada con la entonación del himno nacional, aplausos y cohetería.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE