Crucero hizo un digno papel en La Bombonera y cayó apenas 1 a 0 con Boca: se decretó su descenso

Crucero hizo un digno papel en La Bombonera y cayó apenas 1 a 0 con Boca: se decretó su descenso

Crucero del Norte cayó este domingo 1 a 0 ante Boca en un histórico partido para el fútbol misionero en el que además el Colectivero quedó oficialmente descendido a la B Nacional. El único gol del partido lo marcó Gabriel Tomassini en contra tras una gran maniobra de Carlitos Tévez, quien a los 7 minutos erró un penal al elevar el tiro por encima del arco de Horacio Ramírez.

Con esta derrota Crucero quedó sentenciado a jugar en la B Nacional en el 2016, ya que restan nueve puntos por jugarse y ya no podrá alcanzar a Colón, que le sacó 10 unidades. En cambio Boca, con el triunfo, queda bien posicionado para ganar el torneo de los 30 equipos aprovechando el empate entre sus escoltas, San Lorenzo y Rosario Central el sábado.

El partido en La Bombonera también fue histórico para el fútbol de la tierra colorada ya que nunca un equipo misionero había visitado a Boca en su casa. Con el triunfo, Boca tiene un récord de 3 triunfos en tres partidos oficiales ante conjuntos de la provincia (los otros dos fueron victorias ante Guaraní, 1 -0 en 1971 por el Nacional y 4 a 0 por octavos de la Copa Argentina, el 19 de agosto pasado).

No hubo milagro, ni batacazo, para un Crucero del Norte muy inferior en plantel y jerarquía a los xeneizes. De todas formas, para el equipo de Rambert fue muy valioso haber caído apenas 1 a 0 ante el gran candidato al título y en su casa. Con esa actitud salió a jugar el segundo tiempo, ya en desventaja, pero cuidando su arco para no recibir más goles.

Crucero no tuvo chances de gol, más allá de un remate aislado de Cólzera o Dematei, que no estuvo ni cerca de llevar peligro real al arco defendido por Agustín Orion. Hay que tener en cuenta que el equipo Colectivero ya no es el que puso en aprietos a San Lorenzo hace casi dos meses en su estadio. Desde entonces, el conjunto se derrumbó anímica y futbolísticamente, además de haber tenido media docena de bajas importantes por lesiones o rescisiones contractuales (Pinti Alvarez, Nico Olmedo, Gabriel Avalos, entre otros).

En cambio lo de Boca fue un monólogo en el primer tiempo, que de milagro no terminó con más goles.

En el segundo tiempo, Boca levantó el pie del acelerador, entendiendo que el equipo misionero no lo iba a atacar y no corría peligro la mínima ventaja. Eso habla a las claras de la enorme diferencia entre ambos equipos. Crucero plasmó también en La Bombonera, su condición de equipo más débil del torneo, es el último de la tabla, y el primero en descender (Chicago, el segundo peor, todavía sueña con el milagro tras ganarle a Velez en Liniers 2 a 1), y el primer equipo de los ascendidos que no se lleva nada de La Bombonera.

Primera etapa

En el primer tiempo la incógnita era cuánto tardaría Boca en tirarle la “chapa” a Crucero y hacer pesar la diferencia de jerarquía entre ambos equipos. Con la línea de cinco defensores, Rambert apostaba a tratar de abroquelarse en defensa e intentar con alguna contra, si es posible, en los pies de Cólzera o Gabriel Chironi. No con el pelotazo, sino más bien tocando entre estos habilidosos.

Si Crucero lograba mantener su arco en cero y los minutos iban pasando, la ansiedad también podría ir jugándole en contra a Boca. Pero a los 7 minutos las diferencias se notaron con toda la fuerza. Calleri entró al área y Ramírez salió a cortarlo. Mauro Vigliano vio penal, aunque es muy discutible que lo haya tocado el arquero posadeño a Jony. El tiro lo tomó Tévez, y seguramente todavía inseguro por el penal que erró en la Copa Argentina, volvió a tirarla a las nubes.

La fortuna le daba otra vida a Crucero, que de todas formas, no la iba a aprovechar. Después del tiro alto de Tévez (¿habrá visto a Los Pumas a la mañana, como Maradona que lo vivió en vivo y en directo?), continuó el monólogo de Boca y los comentaristas de las radios de Capital no paraban de marcar las enormes diferencias entre ambos equipos.

A los 12’ vino el jugadón que abrió el partido. Lodeiro hizo la pausa y puso el pase preciso entre líneas para la entrada al vacío de Tévez. El Apacho eludió a Ramírez “pinchándole” la pelota, pero se abrió mucho (la pelota tocó además un pie de Carlitos) y cuadno ya no tenía angulo la tiró atrás. Quien la empujó al gol, con gran mala fortuna, fue Gabriel Tomassini. Luego del gol siguió el toqueteo de Boca, que tuvo profundidad. Crucero miraba impotente como los xeneizes se floreban…pero no lograban traducir en goles su amplia superioridad.

Pasada la media hora, Boca levantó un poco el pie del acelerador y le dio un poco de aire a Crucero, que iba a terminar yéndose al descanso con apenas un gol de diferencia con el casi campeón de este torneo de 30.

Boca reguló y nunca padeció. Eso nomás sirve para ilustrar las enormes diferencias de los dos extremos del torneo que se juntaron en este partido. El mejor con el peor. Salió lo que se esperaba. Nada más y nada menos.

 

Boca Juniors 1:

Agustín Orión; Gino Peruzzi, Fernado Tobbio, Daniel “Cata” Díaz, Luciano Monzón, Rodrigo Betancurt; Nicolás Colazo; Cristian Erbes, Marcelo Lodeiro; Carlos Tevez, Jonathan Calleri. DT: Rodolfo Arruabarrena.

Cambios: Fuenzalida x Calleri.

Gol: 12’ Tomassini (en contra)

Detalle: a los 7 minutos Tevez erró un penal.

Crucero del Norte 0:

Horacio Ramírez; Maxi Oliva, Julio Barraza, Rodrigo Lechner, Gabriel Tomassini, Nicolás Dematei; Fabio Vázquez, José Dujaut, Gabriel Chironi, Ariel Cólzera, Pablo Stupinski. DT: Sebastián Rambert.

Cambios: Gumersindo Mendienta x Cólzera; Adrián Alegre x Stupinski.

Amonestados: Horacio Ramírez, Maxi Oliva, Julio Barraza.

Arbitro: Mauro Vigliano

Cancha: Alberto J. Armando (La Bombonera)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE