Reflexión del pastor Decena: Claves para la prosperidad

Que Dios nos conceda prosperidad tiene mucho que ver con las actitudes y la observancia de las Leyes espirituales. Por eso quiero compartir con ustedes algunas leyes que abren la puerta de la bendición de Dios.

Prosperar de hebreo—tsalákj—significa: empujar hacia adelante, acometer, éxito, lograr, pasar, prosperar, próspero, ser bueno o servir (para una tarea).

1ª Ley – LA GENEROSIDAD:
Proverbios 11:24 “Hay quienes reparten, y les es añadido más; Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza.
Proverbios 11:25 El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado”.
Es un acto de desprendimiento, es la capacidad de ser movido a compasión, respecto a las necesidades de los demás y del Reino de Dios. Un ejemplo, es el joven que compartió con Jesús sus peces y sus panes para compartir con la multitud hambrienta.
La generosidad tiene que ver con el desprendimiento en medio de la pobreza para bendecir a otros.
La generosidad tiene un efecto multiplicativo sobre el escaso recurso cuando es puesto en las manos de Jesús.
Hechos 20:35. “En todo os he demostrado que trabajando así es necesario apoyar a los débiles, y tener presente las palabras del Señor Jesús, que dijo: ‘Más bienaventurado es dar que recibir”.
El espíritu de pobreza pone en nuestra cabeza, el creer que no tenemos nada para dar; debemos pedir al Espíritu Santo que arranque ese pensamiento de nuestra mente ¡Todos podemos ser generosos!
2 Corintios 9:6 “Y digo esto: El que siembra escasamente cosechará escasamente, y el que siembra con generosidad también con generosidad cosechará”.
Éxodo 35:20-21 “(20) Entonces toda la congregación de los hijos de Israel salió de la presencia de Moisés.( 21) Y todo aquel a quien impulsó su corazón y todo aquel a quien movió su espíritu, vino y trajo la ofrenda del SEÑOR para la obra de la tienda de reunión, para todo su servicio y para las vestiduras santas”.
La Palabra de Dios nos dice en el versículo 20, que toda la congregación que conformaba el pueblo de Israel escuchó el mensaje del Señor.
Sin embargo, en el siguiente versículo se dice que, los que vinieron a traer ofrenda fueron aquellos que fueron movidos por el Espíritu Santo.
El Espíritu Santo movió a un sector del pueblo a responder a Dios; pero además dice que esta decisión de darle a Dios fue un acto voluntario, jamás forzado.
Cuando las personas son sensibles a la voz de Dios, saben exactamente lo que deben hacer, pues no existe confusión en sus decisiones para darse a Dios en todos los aspectos de la vida.
Otra cosa relevante, es que Dios jamás nos forzaría a hacer algo que no queremos, sin embargo aquí existe un elemento valioso y es la gratitud. Ellos hacían esto por haberlos sacado con bendición de la esclavitud de Egipto.

2ª Ley – EL SERVICIO.
Mateo 20:26-28 “Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
El que quiera hacerse grande”, del griego mégas- Enorme, fuerte, grande, grandemente, abundante. O sea el que quiere ser una persona desbordante en prosperidad, tendrá que ser un servidor de los demás .
Cuando nosotros entregamos nuestro tiempo a Dios para que él lo use en su Reino, no pensamos que nos veremos limitados en los recursos materiales. La Biblia dice que Dios provee a los que le sirven
1 Pedro 4:10 “Cada uno ponga al servicio de los demás el don que ha recibido, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”.
También dice Jesús:
Lucas 22:35 Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.

3ª Ley – EL GOZO: “HACER TODO CON ALEGRÍA”
Todo lo que hacemos con alegría resultará en prosperidad para nosotros y los involucrados en la tarea. Ya sea que atendamos un negocio, o labremos una chacra, ya sea que trabajemos en una fábrica o limpiado una calle. Y la también la Biblia dice: todo lo que hagamos para Dios debe ser echo con alegría.
Salmos 100:1 “Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.(2) Servid a Jehová con alegría; Venid ante su presencia con regocijo”.
2ª Corintios 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
Que Dios te conceda prosperidad también tiene que ver con las actitudes y la observancia de las Leyes espirituales. Que Dios te dé sabiduría y tengas una bendecida semana de victoria!

Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.
Prédicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través dewww.centrofamiliarcristanoweb.org



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE