En Guaraní cambiaron las caras luego de los dos últimos triunfos

En Guaraní cambiaron las caras luego de los dos últimos triunfos

En la franja cambiaron las caras. Del pesimismo de algunos se pasó al optimismo, que obviamente debe ser mesurado, pues si bien el equipo abandonó la última colocación en las dos tablas y se fue para arriba, también es cierto que todavía está en zona de descenso.

Pero claro en una zona de descenso mucho más factible de ser controlada y que si se dan algunos resultados se puede abandonar en un par de fechas.

Ese optimismo se basa en los últimos éxitos alcanzados, primero sobre Brown de Madryn y luego ante la Gloria cordobesa, rompiendo una larga serie de encuentros sin triunfos en carácter de visitante.

Las sonrisas volvieron a aparecer en Villa Sarita y tras la épica victoria del pasado viernes en Córdoba sobre Instituto, ahora se espera con enorme expectativa el encuentro que Guaraní disputará el próximo viernes a las 21 frente a Santamarina de Tandil.

En la oportunidad, incluso,  es factible la reaparición de algunos jugadores importantes que por lesiones no jugaron en la última fecha y en otros casos desde hace bastante tiempo.

Todavía es temprano para determinar la formación que presentará en carácter de titular la dupla técnica de los Zuccarelli, pero al importante aporte de jerarquía que dieron al equipo en las últimas fechas tantos Enzo Bruno como Luciano Leguizamón, como así también Milton Zárate, se podría sumar la presencia de del Chino Benítez y de Ezequiel Narese, sin olvidar que Cristian Barinaga había tenía en mente su reaparición en las canchas, -si el cuerpo técnico y los médicos así lo determinan-, frente a Santamarina, tres prolongada ausencia.

Es decir que el actual cuerpo técnico, por primera vez desde que asumió el cargo, está a un paso de contar con todos los jugadores integrantes del plantel, que por diversas razones (lesiones o suspensiones) no pudieron estar a disposición de Humberto y Martín Zuccarelli.

Lo cierto es que el optimismo vuelve a transitar las calles de Posadas y en especial por la barriaada Villa Sarita, que alberga su seno al hijo pródigo, al de tantas hazañas, al que da batalla hasta el final, al Guaraní Antonio Franco de tanta historia, tradición y raigambre popular.

El plantel se vuelve a movilizar este lunes a las 16.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE